LLAMANOS 34 91 535 89 90

España comenzó a producir vino hace 3115 años.

El origen del vino, uno de los productos más importantes para España por su importancia cultural y su significado dentro de la dieta mediterránea, empieza en Iberia y la península ibérica en la edad de Bronce.

Cultura del Vino | 2015-11-04 18:01:35


Fuentes escritas* certifican que la producción de vino a la Península Ibérica llegó con los fenicios. Según las citadas fuentes escritas, fue Gadir (la actual Cádiz) la primera colonia fenicia en la Península, fundada hacia el año 1100 a.C.
Tras fundar Gadir, los fenicios se trasladaron tierra adentro, creando otra ciudad llamada Xera (ahora Jerez) en cuyas montañas circundantes plantaron vides. El clima cálido de la zona favoreció la naturaleza fuerte y dulce de los vinos, lo que les permitía soportar muy bien los viajes. Este hecho, unido al espíritu comerciante de los fenicios, supuso que ya en el comienzo de la era cristiana, los vinos españoles se convirtieran en una de las mercancías más comunes en los intercambios comerciales del Mediterráneo y norte de África.

Serían los romanos los que continuarían la producción de vinos en la península, para lo que incorporaron sus métodos particulares de elaboración. Entre ellos destaca la crianza en ánforas de barro situadas en estancias altas y soleadas, y cerca de chimeneas. Al parecer, los caldos obtenían así texturas, sabores y fragancias de frutas y flores e, incluso, ahumados muy apreciados. La necesidad de abastecer al vasto imperio y sus legiones contribuyó a intensificar el ya notable tráfico comercial que habían alcanzado los vinos españoles.

El declive del Imperio Romano y la posterior invasión bárbara supuso un freno en el desarrollo de la viticultura en España. Las primeras hordas germánicas destruyeron muchas plantaciones de vid. Posteriormente, la llegada de los visigodos a la península contrarrestó la acción de los bárbaros. Mucho más civilizados que sus predecesores por el contacto con los romanos en las provincias limítrofes del Imperio, concedieron una gran importancia a la viticultura.

La llegada de los árabes en el siglo VIII también se tradujo en algunas dificultades para el desarrollo de la vid y la elaboración del vino debido a la prohibición coránica de consumir bebidas fermentadas y alcohólicas. Pese a ello, el cultivo de la vid continuó e, incluso, se mejoró durante el periodo de dominación musulmana. La primera causa se encuentra en la propia uva como fruta y su zumo: no había motivos para prohibir su consumo ni tampoco el del mosto sin fermentar. Por lo tanto, no se podía impedir su cultivo, al menos para los no musulmanes. La segunda causa es la conocida permisividad de algunas dinastías más liberales hacia los cristianos dominados, a los que permitieron continuar con el cultivo de sus viñedos y la elaboración del vino, sobre todo en los monasterios.



Nota 1: Fuentes escritas *: La certeza de que los fenicios cultivaban en España vino en el año 1100 ac se debe a Eutymos, geógrafo griego del siglo VI a.C., que menciona que alrededor del año 1100 a.C. los fenicios cultivaban viñas en la zona de Jerez, lo mismo dice Estrabón, del siglo I a.C., en su obra Geografía y también el historiador romano Rufo Festo Avieno, del siglo IV d.C.
Los Fenicios (1200 a.C - 146 a.C), fue pueblo dedicado a la comercialización de productos.. Exploraron el Mediterráneo y el Atlántico ingresando por la costa europea hasta Bretaña y las islas Británicas, bordearon las costas africanas hacia el sur, hasta el Senegal, fundando cientos de colonias del tipo factorías e industriales. Intercambiaron mercancías con los egipcios, los griegos, los asirios, los babilonios, africanos, tribus que luego serían parte de España (ej. fundaron Málaga e Ibiza) y por ultimo con China donde se hacían de la seda.
En otras palabras, podemos decir que los fenicios fueron los primeros comerciantes del mundo a escala global, los inventores del comercio exterior para ser más exactos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...