LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Existe protocolo a la hora de mostrar la botella de vino?

La botella es la carta de presentación del vino y en el servicio realizado en restaurantes o eventos especiales siempre hay un protocolo a la hora de mostrar el vino que se va a tomar. Un ritual que te explicamos a continuación.

Servicio del Vino | 2014-11-17 13:19:01


La botella solicitada se extrae de la bodega o botellero cogiéndola con la mano derecha por la cápsula, limpiándola con el lito de la mano izquierda y se sujeta por la base con esta mano sobre el lito. Se conduce así hasta la mesa sin agitarla más mínimo. Si se fuera a servir con cestillo se introduce en éste manteniendo en todo momento la posición vertical.

La botella se presenta al “ propietario” de la mesa, siempre por su derecha, por donde luego verterá el vino para su prueba:

Si es un vino que se vaya a servir en cestillo se presenta ya dentro del cestillo, con la posición de la botella casi horizontal y con la etiqueta bien visible.. El lito en la mano izquierda, en el que apoya la parte del cestillo de la base de la botella. La mano derecha en la parte contraria, por debajo o lateralmente.

Los vinos jóvenes se muestran ligeramente inclinado s, con la botella apoyada en el lito, en la base de la mano izquierda, tal como se ha conducido hasta la mesa, y sosteniendo la cápsula con el índice y el pulgar o las yemas de la mano de recha, sin tapar nada de la cápsula. La etiqueta deberá estar bien visible al momento de mostrarla.

Los vinos blancos y espumosos que vayan a introducirse en cubitera deberán presentarse antes de su introducción. Cuando se introduzcan posteriormente, se extraerá para su servicio la botella de la cubitera, cuidando que no gotee (la extracción de la cubitera se hará con la mano derecha, tomándola por la cápsula en la parte más alejada posible de la boca, colocando inmediatamente debajo el lito, antes de mover la botella de la vertical de la cubitera).*

En los tres casos anteriores se mostrará con claridad la etiqueta, para que el cliente pueda leerla con comodidad. No debe retirarse la botella de esta posición hasta que el cliente de su aceptación.

Si hay riesgo de confusión, como el que existe entre un malvasía seco y semi o entre distintas añadas de una misma bodega, conviene resaltar en alta voz las características confundibles, para evitar errores que siempre terminan afectando al establecimiento, pues aunque la factura pudiera subir algo más, la insatisfacción del cliente podría crecer más que proporcionalmente.

También deberá advertirse previamente si el vino puede contener posos, aunque se advierta de esta circunstancia en la contra etiqueta.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...