LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Hay cultura vitivinícola en el Campo de Cartagena?.

Si bien es cierto que los vinos de las D.O de Alicante, Jumilla, Utiel Requena etc, acaparan la atención de estas comarcas mediterráneas, el Campo de Cartagena sorprenderá con unos vinos de Indicación Geográfica y de viticultura tradicional.

Cultura del Vino | 2017-03-02 11:09:27


Existen pruebas fidedignas de que el vino de Cartagena era enviado a Roma quizás en concepto de tributo, alcanzando su máximo esplendor en el siglo II D.C, cuando el puerto de Cartagena servía como base logística para la exportación de “ánforas” de vino de la comarca. Prueba fehaciente de ello son los rectos arqueológicos hallados en la llamada Colina “Monte Testacio”, colina artificial hecha de pequeños restos de ánforas que eran arrojados a la salida y entrada del puerto a la diosa “Fortuna” en señal de gratitud.

En la Edad Media se produjo el cultivo de la vid porque la comarca del Campo de Cartagena estuvo casi despoblada, ya que era una zona insegura para sus habitantes por los frecuentes saqueos de los piratas “Berberiscos” y solo existían aprovechamientos ganaderos.

La auténtica expansión del viñedo fue a partir de mediados del siglo XIX gracias a la roturación de nuevas tierras, coincidiendo con la mayor expansión entre los años 1870 a 1890 favorecido por la demanda de vino por los franceses debido a la expansión de la plaga “filoxera” en ese país.

El escritor cartagenero Joaquín Belda cita en su libro titulado “Vinos de España” y publicado en 1929, el llamado “Vino del Plan de Cartagena” entre una de las dieciocho regiones vitivinícolas con más producción vitícola de España. Se trataba de vinos blancos tradicionales de uva asoleada de la variedad Meseguera, dorados, con mucho cuerpo y estructura, y la mayoría de las veces rancios por envejecimiento en barricas viejas.

A partir de la década de los noventa del siglo pasado comienza una mejora sustancial en el cultivo de la vid, integrando nuevas variedades con muy buena adaptación climática como el Moscatel de grano menudo y la Malvasía en variedades blancas. Cabernet Sauvignon y Syrah en tintas, todo esto ayudado con las mejoras de la tecnología de vinificación y sobre todo a la técnica de parada fermentativa con microfiltración que permite elaborar vinos semi-secos, semidulces y dulces muy peculiares.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...