LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Influye la geografía en la madera de las barricas de la crianza del vino?.

Las diferentes condiciones climáticas y edáficas, unidas a las distintas especies cultivadas en cada zona, dan lugar a variaciones en la composición de la madera de roble.

Cultura del Vino | 2015-12-16 16:28:55


Podemos decir entonces que el origen geográfico del roble es una de las variables determinantes de los caracteres sensoriales de los vinos.

Estas especies de roble están distribuidas prácticamente por todo el continente europeo, incluso también en el norte de España, aunque muy mezclados, dominando el Quercus petraea o sessilis en la zona noreste y el Quercus robur o pedunculata en la zona noroeste. En el continente americano y sobre todo en Estados Unidos se cultiva una gran cantidad de especies de roble. Los robles americanos que se emplean en la fabricación de barricas son los blancos porque son muy poco porosos. Se cultivan en la zona este de los Estados Unidos, entre los paralelos 30ºy 65º de latitud norte, utilizándose especialmente el Quercus alba debido a sus excelentes propiedades.

Hoy en día, la mayoría de las tonelerías se aprovisionan de madera de roble de explotaciones controladas, donde se realiza un cuidadoso proceso de cultivo y selección de los árboles que se basa en la fase de crecimiento y la fase de explotación.

Los robles franceses comunican más  carácter  aromático  a  los  vinos,  mientras  que  los americanos  aportan  menos  taninos  y  por  ello  los  vinos son más suaves (Feuillat, 1982; Francis et al., 1992; Pontallier et al., 1982; Sefton et al., 1993).

Los compuestos de la madera de roble con mayor incidencia aromática en el vino son: la whisky-lactona (olor a coco, madera, tostado...), presente en dos formas isoméricas (cis y trans), los fenoles volátiles (con aromas a especias,  humo,  farmacia,  cuero...),  los  aldehídos  furánicos (aromas a caramelo y almendra) y los aldehídos fenólicos (entre los que destaca la vainillina).

La crianza de los vinos en barrica es una práctica tradicional en zonas reconocidas por ser productoras de vinos de calidad, como es el caso de la D.O.Ca. Rioja, y ha  experimentado  una  expansión sin precedentes y se ha extendido a casi todas las zonas vitivinícolas españolas. Hasta una fecha relativamente  reciente,  este  proceso  se  ha  realizado de  forma  empírica,  y  todavía  hoy  sigue  teniendo  carácter artesanal, ya que son muchos los factores que intervienen en el proceso que no son bien conocidos. El principal criterio seguido para la selección del tipo de roble a emplear ha sido económico, por lo que el roble americano se ha utilizado de forma mayoritaria en  las  diferentes  zonas  vinícolas. no  obstante,  en  los últimos años se ha observado una tendencia creciente  hacia  la  introducción  de  barricas  de  roble  francés, debido  a  las  características  positivas  que  aportan  a los  vinos,  en  la  línea  actualmente  demandada  por  el mercado.  

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...