LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Influye la variada geografía española en la tipicidad de los vinos?.

España es una región de contrates, paisajes distintos de norte a sur. El peculiar clima y la variedad geográfica hace que el vino sea muy especial en nuestro país y muy diferentes de unas regiones a otras.

Cultura del Vino | 2017-02-01 12:01:14


De una forma general se oponen los viñedos de regiones frescas a los de regiones cálidas; los primeros producen vinos más ácidos y con menor contenido alcohólico, con mayor irregularidad y variabilidad y los segundos presentan mayor contenido alcohólico y son menos ácidos y los productos más uniformes.

La falta de humedad durante algunas estaciones (verano y primavera, principalmente) es un factor condicionante del poco desarrollo, baja productividad, alta riqueza en azúcares y baja acidez de los vinos. En más del 90% del viñedo la pluviometría media es menor de 500 mm anuales. La falta de humedad continuada en el régimen arídico condiciona la decisión del riego.

Dada la amplia gama de situaciones, localizaciones, orientaciones y exposiciones existentes no se puede considerar un clima único. Sin embargo se pueden hacer algunas consideraciones de tipo general en cuanto al cultivo de la vid en España.

España es un país montañoso y con grandes extensiones de superficie en altiplano o meseta, por lo que muchos de los viñedos se cultivan a grandes altitudes (600-950 m en la meseta), cosa que no es tan habitual en Europa. Debido a esta altitud y la orografía y otros factores es importante el riesgo de heladas primaverales y sin embargo los viñedos resultan menos dañados por fuertes heladas invernales. Por otro lado también el régimen hídrico es bastante escaso en muchas regiones, sobre todo en verano, con una fuerte transpiración. Las temperaturas son muy elevadas en el periodo estival en las regiones mediterráneas y del sur. Esto también condiciona la viticultura y este factor ha dado lugar a algunos de los vinos dulces más famosos del mundo.

En cuanto a la geomorfología, la viña situada en pendiente ha sido considerada siempre como un factor de calidad en relación al cultivo en llano; en tierras de fondo de valle, generalmente más fértiles, no favorecen una maduración regular. En España las pendientes de las laderas de viñedo, por lo general, son más suaves que en países más septentrionales en que deben buscar una mayor exposición solar.

En las regiones vitícolas españolas existe una gran diversidad de suelos. La heterogeneidad de la geografía Española ofrece, por suerte, un amplio abanico de suelos: Desde el canto rodado típico de Rueda, pasando por la arena de Toro, los afloramientos calizos de la Ribera del Duero, la licorella de la zona del Priorat o la albariza jerezana hasta llegar al  suelo  granítico de Rías Baixas o al volcánico de los viñedos tinerfeños.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...