LLAMANOS 34 91 535 89 90

Joyas vitivinícolas: Arribes del Duero.

Arribes es una denominación de origen vinícola española que ampara legalmente la producción de uva y la elaboración, crianza y comercialización de vinos en la zona en la que el río Duero.

Cultura del Vino | 2016-02-29 12:35:32


El microclima es una de las características más importantes en la región para el cultivo de la vid. La incidencia de las heladas está muy amortiguada por la configuración orográfica de la comarca, y las heladas tardías son casi desconocidas. Una vez descrito y valorado el clima arribeño, y teniendo en cuenta que la vid lleva milenios en la zona, se puede concluir que este espacio agrario responde plenamente y en las mejores condiciones posibles a las exigencias de la viña, que además, como se sabe tiene una gran capacidad de adaptación a diferentes ecosistemas, pero, que es en un clima de características mediterráneas, como las definidas, donde el viñedo encuentra realmente condiciones inmejorables para desarrollar perfectamente su ciclo vegetativo.

Arribes del Duero es una de las más antiguas zonas de la península Ibérica en registrar actividad vitivinícola, remontándose ésta a la colonización romana, aunque según otras hipótesis, desde tiempos fenicios ya se podría haber introducido el cultivo de la vid en la región desde el puerto comercial de la actual Oporto. Situada en un enclave único caracterizado por la grandiosidad paisajística de los escarpados valles por donde discurre el Duero y sus afluentes, esta denominación abarca una estrecha franja de 140 Km. de largo en el suroeste de la provincia de Zamora y el noroeste de Salamanca, por donde el río Duero hace de frontera natural con Portugal. Bajo la marca de calidad Arribes del Duero se amparan 14 bodegas, ocho en Salamanca y seis en Zamora y un total de 44 municipios.

Lo que más llama la atención de esta zona vitivinícola es la majestuosidad de los cortados graníticos y los peñascos que forman el encajonamiento del río Duero y de sus afluentes: Águeda, Huebra, Tormes y las Ucles. En este paisaje los viñedos se cultivan tanto en bancales en los valles formados por estos ríos como en la penillanura, la estrecha franja de terreno paralela a los cursos fluviales. Los suelos son poco profundos, ácidos, con textura arenosa y presencia abundante de piedras de granito, pizarra y cuarzo. La pizarra que se encuentra en el subsuelo actúa como regulador térmico al acumular el calor durante el día y desprenderlo gradualmente durante la noche, lo que favorece la maduración de la uva.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...