LLAMANOS 34 91 535 89 90

Joyas vitivinícolas: Barbastro, el vino al pie de los Pirineos.

La capital del Somontano, Barbastro, se erige pues en marco ideal para conocer las bodegas y degustar toda la variedad de vinos que se producen en esta tierra al pie de los Pirineos.

Enoturismo | 2016-02-08 11:26:33


El cultivo de la vid constituye desde tiempos inmemoriales un eje fundamental en la economía local. A su vez, el vino es uno de los productos que ha contribuido históricamente a desarrollar el importante comercio barbastrense.

En la actualidad, el enoturismo se ha convertido, por méritos propios, en uno de los sectores más dinámicos de la comarca del Somontano. En Barbastro se encuentran algunas de las bodegas más importantes y respetadas de la D.O. Somontano, considerada a su vez como una de las más relevantes de nuestro país.

Desde su fundación en el siglo IX, la ciudad de Barbastro ha venido desempeñando el el papel de cabecera del Somontano. Como muestra de esta rica e insigne trayectoria, la ciudad ofrece al visitante un atractivo recorrido alrededor de su historia, de sus personajes más destacados y de las huellas que dejaron en la ciudad.

El punto perfecto para comenzar a conocer a fondo la ciudad y la comarca es el Conjunto de San Julián y Santa Lucía –que alberga entre otros la Oficina de Turismo, el Centro de Interpretación del Somontano y el Espacio del Vino de la Denominación-.

Sin duda, el monumento más representativo de Barbastro es la magnífica Catedral de la Asunción (siglo XVI), majestuoso templo donde conviven varios estilos (gótico tardío y barroco) y donde es protagonista su retablo mayor.  Junto a la catedral, se levanta exenta la torre, herencia de la antigua mezquita. Completa el conjunto el Palacio Episcopal que acoge el recientemente re-inaugurado Museo Diocesano Barbastro - Monzón.

La Calle Mayor nos conduce a los siglos del renacimiento a través de construcciones como Casa Latorre (sede de la UNED) o el Palacio Argensola. Pasear por la Plaza del Mercado permite acercarse a un lugar destinado desde sus orígenes al comercio. Todos los sábados, hortelanos y comerciantes inundan la plaza con el bullicio y los colores de los productos de la fértil huerta del Vero.

Una manera de disfrutar el vino de Barbastro es junto a su rica gastronomía. Entre los platos autóctonos de Barbastro destacan la chireta (preparación a base de tripa de cordero que se rellena de arroz, jamón, tocino y vísceras), el ternasco (cordero) o la empanada goguera (rellena de carne de caza o de ave picada). Como dulces típicos cabe destacar los crespillos (borraja rebozada y frita), el pastillo (empanada dulce) o el pastel Biarritz (dulce artesanal de almendra).

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...