LLAMANOS 34 91 535 89 90

Joyas vitivinícolas: El Valle de Itata en Chile.

Itata, no es un recién llegado a la industria del vino. Algunos de los viñedos más antiguos de Chile fueron plantados durante la Colonia en esta zona, cerca de la ciudad puerto de Concepción.

Enoturismo | 2015-12-16 13:48:48


A unos 400 kilómetros de Santiago y 50 kilómetros al este de Concepción se ubica el Valle de Itata, una de las zonas vinícolas tradicionales de Chile en la que recién en los últimos años se comenzaron a producir, junto con la producción masiva de vinos de mesa simples, también vinos de alta calidad. La región exhibe hoy una mezcla de lo antiguo y lo nuevo: viñedos en espaldera surgen junto a viejas parras conducidas en cabeza, ofreciendo grandes oportunidades para explorar y crecer.

La superficie cultivada en la región corresponde a unas 10.000 hectáreas destinadas a cepas rústicas, como la del país y moscatel. En los últimos cinco años se agregaron unas 1.000 hectáreas de chardonnay y cabernet sauvignon. El Valle de Itata es atravesado por los ríos Itata y Ñuble. Este sector posee características que lo hacen único en la zona austral: su clima mediterráneo húmedo, la presencia de temperaturas más bajas que en otro valles y con estaciones bien diferenciadas, buen suelo y mucha luz. Su clima se caracteriza por días bastante frescos y con mucho viento durante el verano, así como lluvioso en invierno.  

Con estos privilegios, viñedos que crecen en la vertiente oriental de la cordillera de la costa logran cepas de calidad y trazan una ruta del vino que vale la pena recorrer.

Sus suelos son arenosos y ricos en minerales, lo que permite una alta productividad. Extensas superficies de bosques se alternan con los viñedos ubicados en las abrigadas pendientes entre los Andes y la cordillera de la Costa.

La tradición del vino está siendo fomentada desde el año 2003 a través de un programa de gobierno, con el objetivo de reactivarla. La tradición se remonta a los tiempos de la conquista española, cuando se producían vinos para el consumo de todo el reino, incluso por momentos fueron considerados los mejores del territorio. Con la introducción de las cepas nobles europeas y el intenso cultivo en zonas más cálidas, el Valle de Itata cayó en el olvido. Hoy en día viñas innovadoras y orientadas a una producción de calidad intentan reavivar la región. Entre estas viñas están Casas de Giner, Viñedos del Larqui, Tierra y Fuego y Tierras de Arrau.

La vendimia en el Valle de Itata se lleva a cabo en dos etapas: Desde finales de febrero hasta mediados de marzo, cuando en Chile el verano llega a su fin, se cortan las blancas, mientras que desde mediados de marzo hasta finales de abril, a comienzos del otoño, es el turno de las rojas. La fiesta tradicional de la vendimia se celebra cada año, durante la primera semana de abril.

El paisaje de las viñas emplazadas sobre pintorescas colinas deslumbra por su belleza natural. Según expertos chilenos, el valle de Itata supo dar los mejores vinos del país en la época colonial. En la actualidad, las bodegas intentan rescatar este antiguo legado vitivinícola que había pasado al olvido cultivando finas cepas de las variedades Cabernet Sauvignon, Carménère, Merlot, Tintórera, Semillón, Chardonnay y Sauvignon Blanc, entre otras, con la mirada puesta en la producción orgánica y en los altos estándares de calidad.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...