LLAMANOS 34 91 535 89 90

Joyas vitivinícolas: Una aproximación a la región de los vinos de Borgoña.

Los vinos borgoñones proceden de tierras únicas, llamadas «Climats». Un mosaico de 365 pequeñas parcelas, delimitadas con precisión y trabajadas minuciosamente desde hace siglos. Una tradición que da nacimiento a vinos prestigiosos.

Enoturismo | 2015-09-03 12:40:17


Borgoña es una región vinícola de Francia que se extiende por la región homónima, al este de Francia, al norte del valle del Ródano a lo largo de 250 kilómetros desde el norte de Chablis al sur de Mâconnais, con una producción anual de aproximadamente 1,5 millones de hectolitros.

En el centro, las mesetas borgoñesas, calizas, se inclinan hacia el noroeste, pero descienden bruscamente hacia el sureste; comprenden el Auxerrois, plataforma pedregosa donde se ha establecido la vid (Chablis), el Tonnerrois, de altitud más baja, el Châtillonais, región pobre donde la agricultura conoce dificultades, la encrucijada dijonesa y la Côte d’Or, última pendiente abrupta de la “montaña”, que alberga uno de los viñedos más famosos de Francia.

Los vinos de Borgoña, junto con los de Burdeos y de Champagne, se encuentran entre los más prestigiosos de Francia y del mundo, con cinco zonas —appellations d’origines contrôlées (AOC)—, en las que se encuentran 32 AOC grands crus, 562 AOC premiers crus, 44 AOC villages y 23 AOC régionales y semi régionales.

Borgoña produce vinos tintos, a base de uvas Pinot Noir y Gamay y vinos blancos, a base de cepas Chardonnay y Aligoté. También se producen pequeñas cantidades de vino rosado y vino espumoso. Sobre cerca de de 25 800 hectáreas, producen una media de 1,500.000 hectolitros de vino.

Se diferencian cinco grandes zonas de producción:

- Chablis y los viñedos del Gran Auxerrois.

- Côte de Nuits y Hautes-Côtes de Nuits.

- Côte de Beaune y Hautes-Côtes de Beaune.

- Côte Chalonnaise y Couchois.

- Mâconnais.

No se sabe con precisión quién introdujo la vid en Borgoña. Se cree que ya existía en el siglo II. En 312, Eumene proporciona la primera descripción del viñedo beaunois. Gregorio de Tours describió en el siglo VI la côte couverte de vigne cerca de Dijon. La implantación del cristianismo propició la extensión de viñedo por los señoríos abaciales. En estos tiempos guerreros, las comunidades religiosas gozaban de una protección que les permitirá transmitir la experiencia de generación en generación. Así ocurrió con las abadías más importantes, esto es, abadía de Cluny para el mâconnais y el chalonnais y la abadía de Cîteaux con las plantaciones de Côte d'Or, chalonnais y chablisien. Desde alrededor del año 900 hasta la Revolución francesa, los viñedos de Borgoña pertenecieron a la Iglesia Católica.

Es en este periodo cuando nacen los clos (viñedos). El clos de Bèze se fundó en 640, el clos de Vougeot en 1115 y el clos de Tart en 1140. A partir de 1128, los cistercienses de la abadía de Pontigny (la décima hija de Cîteaux) continuaron desarrollando el viñedo de Chablis. A lo largo de la Edad Media, los vinos figuraban en lugar destacado sobre la mesa de los señores. En la gran época del Ducado de Borgoña (siglos XIV y XV) se dictan las primeras normas protectoras de una cierta calidad en el vino. En 1395, Felipe II de Borgoña prohíbe el cultivo de la uva gamay en beneficio de la pinot noir en sus tierras, para mejorar así la calidad del vino. Es la primera norma de derecho alimentario del mundo, precursora de las denominaciones de origen (AOC) e que precede en bastante tiempo al Reinheitsgebot alemán que definió los ingredientes autorizados en la elaboración de la cerveza en Alemania.

El periodo entre 1985 y 1995 fue decisivo para Borgoña. Durante este tiempo muchos dominios borgoñones renovaron sus esfuerzos en las viñas y gradualmente establecieron un nuevo modo de hacer vino. Todo esto llevó a vinos más profundos y complejos[2]. Actualmente, la industria del vino de Borgoña está cosechando los beneficios de esos impresionantes esfuerzos.

Una curiosidad borgoña

Cada noviembre, se celebra, desde el siglo XIX, la venta en subasta de los vinos del Hospicio de Beaune; con un éxito nacional e internacional que honra la gloria de los vinos de Borgoña. El dominio vitícola de los Hospicios se extiende sobre 61 hectáreas de viñas debidamente seleccionadas y diseminadas por todos los municipios de Côte de Beaune. Las cuvées llevan el nombre de los principales donantes de vides al Hospicio.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...