LLAMANOS 34 91 535 89 90

Jumilla: Territorio del vino Monastrell.

La mayoría de las 44 bodegas de la D.O Jumilla están ubicadas en la localidad de Jumilla (Murcia). El territorio total que compone la zona de influencia de la D.O. Jumilla, representa la tercera zona con mayor densidad de plantación de uvas tintas del mundo, después de Borgoña y Rioja.

Cultura del Vino | 2015-10-15 10:37:23


Los vinos de Jumilla se caracterizan desde hace muchos años por un alto grado alcohólico y con mucho cuerpo, si bien es verdad, que en los últimos años se están suavizando ligeramente gracias entre otros aspectos al adelantamiento de la vendimia al mes de Agosto.Jumilla es el territorio de la uva monastrell. A la monastrell le gusta el clima cálido y suele dar buenos muy golosos. Da vinos alcohólicos, siempre y cuando se realice una vendimia madura, que es cuando se destapa el mayor potencial de la variedad. Capaz de dar vinos muy alcohólicos, tánicos, bien estructurados y poco oxidables. Muy adecuado para rosados, jóvenes y dulces.

Aunque el 80% de la producción de uvas en Jumilla corresponde a Monastrell, se está experimentando cada vez más con otras variedades como Cabernet Sauvignon, Merlot y sobre todo Syrah. Como resultado, obtenemos unos coupages de extrema calidad que son muy bien valorados por los más prestigiosos críticos vinícolas de todo el mundo.

Si bien la Ruta de Jumilla propiamente dicha se ciñe a esta ciudad murciana y sus alrededores, la denominación de origen que le da nombre se extiende también a otros seis municipios de la vecina provincia de Albacete. Las características del terreno y la climatología, comunes a todos ellos, son los que, en última instancia, han dado lugar a una región vitivinícola cuya indiscutible seña de identidad es la uva Monastrell.

La zona, ruta de paso desde antiguo entre Andalucía, La Mancha y Valencia, es un altiplano que oscila entre los 650 y los 350 metros de altura sobre el nivel del mar, y que, geológicamente, constituye la transición entre la meseta castellana y el litoral mediterráneo. Los suelos son predominantemente calizos, pobres en materia orgánica. Y el clima es seco, con una precipitación de 300 milímetros anuales y más de 3.000 horas de sol al año, de inviernos fríos con frecuentes heladas y veranos secos y muy calurosos. Condiciones idóneas para el desarrollo de una variedad muy especial, la Monastrell, autóctona de la región, que da cuenta de más del 80 por ciento de la superficie de viñedo cultivada en la denominación de origen.

La Monastrell —conocida internacionalmente como Mourvèdre— es una casta poco productiva, de racimo compacto, grano pequeño y hollejo grueso. De ella se obtienen vinos potentes y expresivos, de característico color violáceo, con abundantes aromas frutales, cálidos en boca, y con un contenido alcohólico medio de entre 12 y 14 grados. A partir de la implantación de métodos de elaboración modernos para reducir la oxidación, a mediados de los años noventa, los vinos de la D.O. Jumilla dieron un espectacular salto en calidad y elegancia, y se encuentran ahora entre los vinos españoles que mejores puntuaciones obtienen en concursos y guías internacionales. De los más de cuarenta millones de litros producidos por campaña, una tercera parte se destina a la exportación a una treintena de países.

Hoy en día se comercializan vinos jóvenes, suaves pero de mucho cuerpo; también los llamados ‘semi-crianzas’, muy apreciados y con no más de seis meses en barrica; los dulces; y, por supuesto, los crianzas y reservas, que expresan toda la concentración de la variedad Monastrell.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...