LLAMANOS 34 91 535 89 90

La bella toscana. Paleta de viñedos y vino.

La Toscana, una de las regiones vitivinícolas más antiguas de Europa y más famosas del mundo, se extiende entre las suaves colinas del centro de Italia y la zona costera.

Enoturismo | 2015-09-01 16:45:34


La Toscana es una de las regiones vinícolas más famosas de Italia. Con su paisaje único y variado, esta región, que se extiende entre los Apeninos y el mar Tirreno, se presenta como una síntesis perfecta de estilo mediterráneo, con suaves colinas pobladas de fincas y granjas tradicionales, con largas avenidas arboladas de cipreses, con caminos blancos y polvorientos.

En la Toscana la viticultura hunde sus raíces en el siglo IV a. C., como lo confirman diversos hallazgos arqueológicos. En la época de los etruscos se intentó ya  estudiar y modernizar el método de la elaboración del vino, pero fue sólo en época romana y después durante todo el Medievo cuando la viticultura comenzó a adquirir relieve, especialmente cuando dicha bebida, que en un principio estaba destinada exclusivamente a personas de alto rango o a los nobles, se convierte en una bebida que puede disfrutar todo el pueblo.

Con la invención de las primeras botellas de cristal, una invención que sella el nacimiento del comercio del vino, el producto consolidó su éxito y reforzó su posición en la economía de la época e incluso científicos célebres, como

Leonardo da Vinci, reflexionaron sobre las técnicas de la viticultura y vinificación, y ofrecieron con sus innovaciones una innegable contribución a la historia del vino.

Entre el S. XVI y XVII, innumerables comerciantes y viajeros contribuyeron a una rápida difusión del vino toscano en toda Europa y a un vertiginoso desarrollo económico de la región. La competencia de nuevos productos, tales como el café, provocó una profunda crisis en el vino toscano; sin embargo, esto supuso un estímulo para los viticultores, llevándolos a perfeccionar la elaboración y a mejorar la calidad de sus vinos.

En 1716 la región del Chianti se convierte en la primera región vinícola claramente delimitada y definida por ley. En 1872 el barón Bettino Ricasoli, después de décadas  y experimentos en la producción del Chianti, formuló la célebre “receta del Chianti” todavía hoy utilizada por muchos productores. En aquellos mismos años, nace en la región de Montalcino el famoso Brunello, fruto de la intuición de Ferruccio Biondi Santi y de su abuelo, el químico y farmacéutico Clemente, vino que fue después oficialmente presentado en una exposición que tuvo lugar en Siena en 1870.

Sin embargo, el Vino Noble de Montepulciano aparece citado por primera vez en un documento en el año 789 y ya en torno al 1300 aparecen documentos que regulan el comercio y la exportación de este vino. En la historia más reciente, los vinos toscanos con cuerpo están basados en el modelo internacional, producidos en parte con uvas de origen francés y envejecidos en barrica. Estos vinos que a partir de los años sesenta vienen clasi­cados como vinos de mesa y más tarde definidos como IGT (vinos con Indicación Geográfica) se conocen también con el nombre de Supertuscans.

El clima suave y templado convierte en inolvidable cualquier estancia en este corazón verde de Italia, que tanto tiene que ofrecer también en el campo artístico y cultural, con su patrimonio incomparable y sus tesoros artísticos.

Ciudades como Florencia, Siena, Pisa, Lucca, Prato o Arezzo, hacen de ella una región extraordinaria, en la que la historia y la tradición se combinan armónicamente con la modernidad que junto con la tierra y sus productos constituyen una identidad cultural. En todo ello, el vino juega, quizá, el papel más significativo.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...