LLAMANOS 34 91 535 89 90

La Cata, o una nueva manera de viajar y entender el vino.

Actualmente existe una incipiente demanda relacionada con el mundo del vino. Autor: Daniel Hernández

Concurso Enoturismo 2016 | 2016-02-17 21:15:44


Se multiplica la oferta con visitas a regiones, catas en viñedos y estancias en hoteles de encanto con maridajes incluidos. Dentro de las agencias de viajes, destinos como Rioja, Ribera y Penedès se codean con New York, Tailandia o París.

¿ Moda pasajera o Tendencia ? Los hábitos de consumo cambian y con ellos los nuevos modelos de negocio relacionados con el turismo y el vino, nace el Enoturismo.

Legiones de Bodegas presentan sus instalaciones, construyen hoteles y organizan eventos con el ánimo de captar al cliente ansioso de nuevas experiencias gastronómicas.

Así es, el vino y su industria han sabido encontrar un hueco para potenciar sus ventas.

Te propongo un viaje distinto, sin coches ni aviones, sin trenes, ni colas ni esperas. Tú marcas el ritmo y la compañía.

Turismo a través de una copa,utilízala como vehículo para recorrer las diferentes regiones vinícolas de una manera distinta, de la mano de sus vinos conocerás  bodegas, estilos y también una cultura, un modo de entender la vida que te transportará hacía otros lugares.

 Vaya por delante que un viaje al centro de cualquier bodega de nuestro país bien vale un fin de semana, no te pretendo arrebatar esta experiencia, sólo quiero que puedas conocer al detalle todos los rincones de nuestro país de la mano de nuestros vinos y por ende, de todos nosotros, de las distintas maneras que tenemos de expresarnos y sentir. Tras la fermentación, la crianza y el embotellado tenemos la oportunidad de compartir una parte de nosotros mismos, de nuestros hermanos y amigos, de nuestra cultura, de como Norte y Sur entienden el día a día con sus propios matices, aquellos que nos diferencian y al mismo tiempo nos unen.

Te animo a entender la elaboración de las diferentes versiones que se obtienen en nuestro país, para luego poder disfrutar de esa copa que nos permitirá viajar por innumerables regiones y pueblos que elaboran de manera cuidadosa y respetuosa cada botella que compartiremos con nuestros más allegados.

Una etiqueta ofrece una información muy valiosa, con la degustación entenderás una nueva manera de ver el enoturismo, un sorbo implicará un doble viaje, el primero en la distancia y el segundo en el tiempo.

Para mí el vino no es sólo un trabajo, es una filosofía, una manera de entender la vida y conocer personas, culturas y lugares muy interesantes que de otra manera me perdería para siempre.

El turismo se convierte en una poderosa herramienta para descubrir y crear nuevas experiencias. El viaje que os propongo empieza eligiendo un vino, ya sea con el consejo de un Sumiller o por recomendación de un amigo. En segundo lugar os invito a conocer la zona donde se elabora, no sólo la bodega, también el pueblo y la región que abraza ese vino. Averigua que uvas lo componen e indaga un poco sobre ellas, sin son autóctonas tienes una joya en tus manos y si son foráneas tu viaje tendrá un recorrido mayor. En tercer lugar descubre cómo se hace, que métodos de elaboración siguen, son ancestrales y recuperados o sofisticados y modernos. Ambas opciones te hablarán de su entorno, proyectos e ilusiones.

En cualquier caso ambas visiones son muy interesantes. Si eres curioso, y para hacer turismo deberías serlo, averigua un poco de la historia local, e intenta relacionar el impacto que esta tiene en el resultado final.

Soy de los que piensa que no sólo el clima y las prácticas enológicas influyen en el estilo del vino, la historia del lugar es como las levaduras, interviene de alguna manera en el proceso.

Por último prepara esa cena o comida tan esperada, compártelo con quien tú quieras y pon a prueba ese maridaje tan especial que has elaborado para esa botella que has conocido en detalle tras ese viaje hasta lo más profundo de sus orígenes. Sus elaboradores te agradecerán que compartas su esfuerzo y que les dediques una parte de tu tiempo a conocerles, y de algún modo ser su embajador por un instante.

!Buen viaje¡

 


 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...