LLAMANOS 34 91 535 89 90

La cultura del vino, la llave del enoturismo y el consumo.

Es importante destacar el valor enológico-cultural de los recursos o servicios enoturísticos para añadir valor a los viajes y visitas de los turistas, así de cómo incrementar el interés hacia el consumo de vino.

Enoturismo | 2016-06-08 13:21:57


El disfrute del vino en España es inherente al disfrute del territorio y los valores patrimoniales que posee. El vino ya no es solo un producto agrario, si no que va más allá dentro y fuera de nuestras fronteras. El vino se concibe como una experiencia global, que no se queda solo en la comercialización del mismo, al igual que el negocio de las bodegas y sobre todo de cara al futuro y al nuevo consumidor no debería quedarse en el interés por el distribuidor.

La cultura del vino ocupa hoy un sector importante del sector del turismo, orientado al turismo rural, turismo de interior, turismo gastronómico etc.

Sin cultura del vino, no hay enoturismo. La cultura del vino es el eje temático de este servicio y el turista debe percibirlo durante todas las etapas de su viaje enoturístico y en cualquier componente de la cadena de valor enoturística.

En el destino debe poder “respirarse” cultura vitivinícola. El valor enológico-cultural determina el peso del elemento vino como eje vertebrador de la experiencia turística. La capacidad temática del vino es enorme, dado que se trata de un elemento cultural de gran valor y que transciende a toda la sociedad productora, y cuenta por tanto, con la fuerza suficiente para cobijar una enorme cantidad de servicios, actividades, patrimonio, folclore y vivencias turísticas.

Todo esto contribuye por supuesto al aumento del consumo de vino, sobre todo a la gente más joven, amante de los viajes y las experiencias en los destinos, de conocer y visitar bodegas o patrimonio natural y monumental, así como de conocer la gastronomía de las comarcas. 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...