LLAMANOS 34 91 535 89 90

La D.O y la Ribera del Guadiana, su apuesta por las variedades autóctonas.

La Ruta del Vino Ribera del Guadiana engloba una amplia extensión de tierra de gran tradición vitivinícola que coincide con las seis subzonas de la denominación de origen. Cañamero y Montanchez en la provincia de Cáceres; y en la provincia de Badajoz.

Cultura del Vino | 2015-10-07 13:19:14


Tierra de Barros, Matanegra, Ribera Alta y Ribera Baja. Debido a la particular orografía, microclima y edafología de estas comarcas extremeñas podemos disfrutar de una excelente variedad de vinos.

Restos arqueológicos atestiguan la cultura del vino en nuestra región desde época romana y desde 1999 cuenta con la D.O. Ribera del Guadiana.

En todas las zonas de la ruta se elaboran tradicionalmente vinos jóvenes blancos, rosados y tintos con aumento de estos últimos, sometidos a larga crianza o a un ligero paso por roble de las variedades tempranillo y garnacha. Los blancos jóvenes y fermentados en barrica se obtienen de las variedades autóctonas como la Cayetana Blanca, Pardina o Montúa, dando lugar a unos vinos modernos, estructurados y llenos de matices que te harán descubrir nuevas sensaciones.

La Cayetana Blanca, es una planta de producción elevada. Tiene racimos de tamaño grande y bastante compacto. Sus bayas son de forma redonda y color amarillo-verdoso. Esta blanca produce vinos con poco aroma y mucho cuerpo y resulta muy interesante en la mezcla con otras varietales.

Aunque su uso su uso está siendo aplicado a vinos jóvenes, de consumo temprano, si la uva se somete a una crió-maceración en frío se obtienen vinos de aromas florales, de muy buena intensidad. Con esta variedad se ha buscado el camino fácil de la producción, pero al igual que con otras variedades que fueron en su tiempo menos recurrentes, como la Mencía o la Garnacha, los viticultores están intentando darle una vuelta.

Respecto a la Pardina ocurre algo similar. La uva se extiende desde Andalucía hasta Extremadura, es una uva muy productiva que origina vinos de muy poca estructura, cualidades aromáticas bajas de limoncillo o frescura de heno, se utiliza generalmente en mezcla. La uva Pardina continene un interesante índice de glicerol que confiere suavidad a los vinos en que participa.

Su brote es velloso, casi algodonoso. Sus hojas son de tamaño pequeño, forma pentagonal y senos laterales inferiores casi inexistentes. El racimo es pequeño, muy suelto y de forma muy variada. Las bayas son de tamaño mediano, forma esférica y color amarillo dorado.

Suele emplearse en la elaboración de vinos como complemento a la variedad moscatel de grano menudo o incluso acompañando a la garnacha, en tintos. Es una uva relativamente neutra. Su índice de glicerol da suavidad al vino. Se ha usado tradicionalmente mezclada con otras variedades.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...