LLAMANOS 34 91 535 89 90

La escritora Elvira Lindo exalta la cultura del vino en la Fiesta de la Vendimia de Cariñena.

La invitada de honor en el pregón de la Fiesta de la Vendimia, Elvira Lindo, quiso comenzar su discurso rindiendo un pequeño homenaje a todos aquellos implicados en los trabajos de campo necesarios para producir el vino.

Cultura del Vino | 2016-09-27 16:40:00


La escritora y columnista, tras vivir 11 años en Estados Unidos, destacó como el consumo y la presencia de vinos españoles en ese país se había multiplicado. "Aun así, nos falta todavía trabajar más en la promoción de algo en lo que podemos ser de veras competitivos". Lo que queda ahora, según se expresaba Lindo, es exportar la forma española de disfrutar de esta bebida: "Les falta explicar cómo se bebe, cuál es la manera en que tenemos que consumirlo sin que nos tumbe. Me sorprendió que el vino se haya ido popularizando en América pero que se bebiera a palo seco y en soledad. Nosotros sabemos que el vino sienta bien si se acompaña con una tapa o una buena comida, y todavía mejor si sirve como inspiración de una buena tertulia".

Orgullosa por ser la encargada de inaugurar de forma oficial esta fiesta, Lindo afirmó que su historia y relación con el vino se remonta a cuando era una niña y ya su padre le transmitió esa pasión. Siempre había vino en su mesa y era la bebida de referencia que a diario consumía su padre. Su progenitor se encargó de educar el paladar de sus hijos a una edad temprana y pronto comenzó a endulzar sus vasos de agua con un chorrito de vino. "Así nos acercamos nosotros al vino: tiñendo el agua o la casera. Hay que educar el gusto en los sabores diferentes para que luego no te conformes con cualquier cosa" aseguró en un momento de su discurso Elvira Lindo. La escritora explicó que su padre opinaba que merecía más que ella los honores o premios con los que se le ha galardonado, con el fin de recordarle de dónde viene y por qué debía estar agradecida a su familia.

"Por encima de todos los premios, gratificaciones, honores que he recibido, mi padre pensaría, con muchísima razón, que él había hecho muchos más méritos en la vida para ser el pregonero de estas fiestas", afirmó Lindo. "Y yo le diría, papá, estarás presente, porque cada vez que llevo un vino a los labios estás presente en ese gesto que tú hacías los domingos cuando me echabas un chorrito en el vaso, que venía a decir, cuidado, que esto hay que tomarlo despacio y con respeto. Ese gesto que venía a decir que beber vino es algo importante, que te integra en los placeres de la vida adulta".

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...