LLAMANOS 34 91 535 89 90

La escuela taller “Viñas de Sanlúcar” forma a 24 jóvenes en el oficio de la viticultura.

Las especialidades formativas de ‘Viñas de Sanlúcar’ han sido las de elaboración de conservas, licores y repostería tradicional; tonelería; y viticultura. Para ello se han impartido los tres módulos, con ocho alumnos integrando cada uno de ellos.

Cultura del Vino | 2015-12-30 11:14:54


La diputada del área de Empleo, Ana Belén Carrera, la delegada territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía en Cádiz, Gema Pérez, y el alcalde de Sanlúcar de Barrameda, Víctor Mora, han visitado este viernes a los 24 alumnos de la escuela taller ‘Viñas de Sanlúcar’, en la localidad sanluqueña.

Este proyecto se trata de una acción mixta de formación y empleo, que ha permitido preparar a jóvenes desempleados (menores de 25 años) para su inserción en el mercado laboral. Para ello, ‘Viñas de Sanlúcar’ ha contado con una subvención de la Junta de Andalucía y fondos europeos, así como con la gestión de su entidad promotora, el IEDT (Instituto de Empleo y Desarrollo Socioeconómico y Tecnológico) de la Diputación Provincial gaditana.

Concretamente, las especialidades formativas de ‘Viñas de Sanlúcar’ han sido las de elaboración de conservas, licores y repostería tradicional; tonelería; y viticultura. Para ello se han impartido los tres módulos, con ocho alumnos integrando cada uno de ellos.

Como se explica desde el IEDT, el módulo de viticultura ha consistido en desarrollar y ejecutar el proceso de producción de la uva de mesa o de vino, para optimizar los procesos de preparación del suelo, elección de variedad y portainjerto, plantación, tratamientos fitosanitarios, fertilización, riego, cuidados culturales, poda, recolección y comercialización de las producciones. Por su parte, el de elaboración de vinos se ha centrado en hacer las operaciones de elaboración, crianza y envasado de vinos, aguardientes, licores y otros productos derivados. Finalmente, la especialidad de tonelería se ha dedicado a la fabricación y reparación de toneles de las dimensiones y calidad establecida, realizando correctamente todas las fases que integran el proceso de elaboración de toneles de madera.

El programa de escuelas taller, talleres de empleo y casas de oficio de la Junta de Andalucía está regulado por la Orden de 5 de diciembre de 2006. Su última convocatoria, cuyos proyectos finales se están clausurando durante este otoño, ha contado con 44 proyectos de este tipo para la provincia gaditana. De ellos, 34 han sido de la modalidad talleres de empleo; tres, casas de oficio; y siete proyectos de escuelas taller, como el que se ha visitado hoy en Sanlúcar. Entre otras particularidades, las escuelas taller presentan una duración máxima de hasta 24 meses (mientras que el periodo máximo para las casas de oficio y los talleres de empleo es de 12 meses), y están dirigidas a menores de 25 años. En su conjunto, como ha detallado la delegada territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Gema Pérez, “este programa ha formado a 903 personas desempleadas en la provincia gaditana”.

El sector del vino y la agroindustria, es un motor económico para esta región y un generador de empleo. La viticultura forma parte de la tradición  y la cultura de Sanlúcar. Formar a los jóvenes en el sector es una garantía de éxito, tanto por su integración al mercado laboral como por

Durante su intervención en la visita a ‘Viñas de Sanlúcar’, la delegada de Economía ha expuesto a los alumnos de la escuela taller como, según informes del SAE, el sector de la industria agroalimentaria, en el que se enmarca gran parte de la formación de esta iniciativa, es identificado como sector emergente para el empleo y la economía del Bajo Guadalquivir. “El sector agroalimentario”, ha explicado Gema Pérez, “representa el 25% del empleo industrial de Andalucía, y se trata de una actividad económica que se prevé que siga creciendo próximamente en el caso de Sanlúcar”.

Por su parte, la diputada Ana Belén Carrera considera que este tipo de escuelas taller son iniciativas positivas. En sus palabras, “posibilitan que jóvenes sin formación reglada puedan aprender un oficio e incorporarse al mercado de trabajo”. Carrera ha llegado a definir estas acciones como “garantía de éxito” para la incorporación de los jóvenes al mercado laboral.

Los proyectos de escuelas taller, talleres de empleo y casas de oficio combinan la cualificación y el trabajo productivo. Por ello, las personas desempleadas que los cursan perciben una beca-salario por su participación. Los demandantes de empleo interesados en cursar estas iniciativas como alumnos-trabajadores tienen que manifestar esta intención en la oficina de Empleo SAE que les corresponda.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...