LLAMANOS 34 91 535 89 90

La esencia vitivinícola del Levante español

El Levante español es el reino de la uva monastrell, variedad tinta muy singular, plenamente adaptada a las condiciones áridas y calurosas de la región, por los que sus vinos tienen un inconfundible carácter mediterráneo, y elevada graduación.

Cultura del Vino | 2014-09-19 14:50:36


La excepción en el Levante español es Utiel-Requena, comarca valenciana del interior, a unos 70 km del Mediterráneo, y con elevaciones superiores a los 700 metros, donde predomina la uva tinta bobal, con la que se están elaborando en los últimos años interesantes vinos rosados.

Más al sur, encontramos la Denominación de Origen Alicante, cuyo origen data de los fenicios, y que se divide en dos comarcas: en la costa, entre Denia y Calpe, se encuentra la Marina Alta, favorecida por las brisas marinas que refrescan las altas temperaturas veraniegas; y sus mejores vinos son los dulces de moscatel de Alejandría, que desarrollaremos en el capítulo de vinos dulces. En el interior de la provincia de Alicante se encuentra la comarca del Vinalopó, tierra de corpóreos vinos tintos principalmente de la variedad monastrell.

Pero es en el interior de Murcia y Albacete donde esta emblemática uva tinta alcanza su plenitud: en Jumilla, y en la cercana comarca de Yecla. En ambas regiones predomina un clima continental, de crudos inviernos y calurosos veranos, con escasas lluvias, al límite del cultivo de la vid (300 mm al año). En Jumilla los suelos son arenosos, mientras en Yecla son más calizos, muy pobres en materia orgánica, por lo que en ambos casos las cepas producen muy poca cantidad de uva, pero de una gran concentración de color y sabores.

La monastrell se ha adaptado a estas duras condiciones, en especial de sequía, y sus vinos son de intenso color violáceo en su juventud, poseen un gran cuerpo, y suaves taninos, pero de baja acidez natural, y alto grado, por lo que la sensación es de vinos redondos, con intenso gusto de fruta dulce y madura.

Con esta variedad se elaboran también unos vinos tintos dulces muy originales, que sorprenden la primera vez que se degustan, por su carácter de fruta golosa pero a la vez con el amargor del tanino de un vino tinto. Algunos comparan este estilo a los Oportos del tipo Vintage en sus primeros años de vida, y han encontrado su sitio en la mesa acompañando postres de chocolate amargo.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...