LLAMANOS 34 91 535 89 90

La espectacular geografía de la Ribera Sacra de donde salen los mejores vinos.

La orografía de escarpadas laderas cubiertas de espesos bosques atrajo a las comunidades monásticas desde comienzos del cristianismo, que fueron las que impulsaron el cultivo de la vid en esta peculiar comarca.

Denominaciones | 2017-01-10 12:32:58


La Ribera Sacra comprende las riberas de los ríos Miño y Sil, con  sus  afluentes Cabe, Mao,  Bibei  (con  el  Navea)  o  el  Búbal,  extendiéndose  desde Portomarín  a  A  Peroxa  y  desde  Os  Peares  a  Quiroga.  Los  ríos  Miño  y  Sil  discurren  hacia  su confluencia a través de gargantas o cañones de fuerte verticalidad.

La orografía del terreno hace que el cultivo de la vid se haga en bancales, muras, socalcos, etc. que  son  los  nombres  que  reciben  los  escalones  donde  se  cultiva  la  vid  y  todo  en  laderas  de pendientes  muy  acusadas,  lo  que  hace  que  esta  viticultura  fuese  cualificada  como  “viticultura heroica”,  formando  parte  el  Consejo  Regulador  del  CERVIM  europeo,  asociación  que  busca poner en valor la viticultura de montaña de la Unión europea.

El  clima  en  la  Ribeira  Sacra  no  es  homogéneo,  variando  en  cada  una  de  las  5  subzonas  que conforman  esta  región,  incluso  a  nivel  de  parcela,  según  sea  la  orientación,  la  altitud  y  la pendiente. En general podemos decir que es más continental que atlántico, con veranos largos y calurosos y otoños templados.

Para  definir  los  parámetros  climáticos  se  utilizaron  los  datos  recogidos  en  las  estaciones  de  Marroxo  (Monforte  de  Lemos),  Conchada  (Quiroga)  y  la  de  Portomarín,  con  el  fin  de  dar  una caracterización lo más amplia posible.

Otros parámetros que tienen importancia en el cultivo de la vid son la humedad relativa media, que  se  sitúa  en  un  70,6  %;  las  horas  de  sol,  que  están  en  torno  a  166  horas  mensuales  y  la insolación, que no llega al 40 %.

Los suelos también son diversos, pasando de los de mayor presencia de granito a aquellos en los que la pizarra es predominante, alternancias que se repiten sin continuidad. Como elemento común  podemos  decir  que  son  suelos  aluviales  sobre  la  base  de  pizarra.  En  Chantada  y  en algunas  zonas  de  Ribeiras  do  Miño  y  Ribeiras  do  Sil,  los  suelos  son  más  parecidos  a  los  de origen granítico que dominan toda la Galicia occidental, mientras que en Amandi y resto de la Ribeira  do  Sil  responden  a  la  tipología  de  la  Galicia  oriental.  Otra  característica  común  es  la elevada  acidez,  excepto  en  pequeñas  áreas  no  vinícolas  del  valle  del  Cabe,  debido  a  los  arrastres del río. Los terrenos de ribera, en general, tienen poca capacidad de almacenamiento de humedad, lo que hace necesario los portainjertos, adaptados a los veranos secos.

En  cuanto  a  la  vegetación,  en  la  ribera  soleada  los  viñedos  descienden  en  bancales  hasta  el  mismo río mientras que las laderas de umbría están ocupadas por caducifolias, abundando el roble y el castaño, que aportan gran variedad cromática en el otoño.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...