LLAMANOS 34 91 535 89 90

La historia del príncipe siempre debe de llevar una princesa detrás.

Con el corazón en la mano. Toda historia con un buen final feliz esconde unos personajes... esto en el mundo del vino resulta fácil... ¿O no?. Autora: Eva Lucia Meneses Hernández.

Concurso Enoturismo 2016 | 2016-03-31 12:52:12


Caprichosa la naturaleza de emparejar esa tierra con esa uva.....  Os voy acercar con esto hacia mis raíces, trataré por supuesto de ser lo más objetiva y educada, ya que la belleza soberbia de mi cuna abulense puede en según qué casos , provocar adición a la buena vida.

Mi abuelo solía decir que las penas con pan son menos penas... Su vida, sus viñas, su historia, la nuestra, es una huella que en algún momento alguien recuperará. Viento Serrano y carácter imponente hacen esta zona algo apropiado y único; suelos sabrosos y manos curtidas hacen de nuestros vinos aparte de una forma de vida, un caminar hacia el pasado. Pasado que nos lleva al presente y presente que nos llevará a un futuro

La pasión hacía esto entiéndanme, se lleva muy dentro. Cierren los ojos, cojan la mano y déjense llevar...

¿Quién no ha oído hablar de los " Vinos Preciosos "?. Si preciosos, "Albillo Real" nada más y nada menos. Cepas viejas en su mayoría de más de 100 años, pequeños viñedos medio de sustento, años atrás.

Aunque la uva protagonista es la garnacha, uva que se despeina y muestra su intimidad para dejarnos ver la tipicidad y carácter de la tierra.

Camino de Barraco, hogar de grandes mitos del ciclismo, comenzamos ruta que nos llevará a horizontes que nos hacen guiñar los ojos por sus atardeceres frente a pequeños viñedos. Entre tanto y tanto mojamos queso y vino que " hace andar el camino”, Cebreros y El tiemblo, encontramos la personalidad en sus vinos, tradición e imaginación hacen el resto. También Hoyo de Pinares, patrimonio natural sus 1000 metros sobre el nivel del mar y sus ricas tierras graníticas es la pócima mágica que se resuelve en vinos “únicos de altura”.

Navaluenga epicentro del turismo Rural y enológico, nos demuestra su buen hacer en el mundo del vino. Suculentos platos tradicionales acompañan al visitante incansablemente hasta llegar a hacer de ello una auténtica experiencia, visual, olfativa y gustativa. Burgohondo, mi querido Navalmoral de la Sierra… Y así hasta 29 municipios que merecen la pena visitar uno a uno, porque cada cual guarda su historia, no hay nada como lo “vivido” para poder sentir y disfrutar de momentos que solo recordaremos con la experiencia.

Tierra de pinares, Alberche, Tietar…. Todo un recorrido deseando de enseñar sus entrañas, su forma de pensar, y recordando en todo momento que todo esto es al final, el relevo de aquellos tiempos en que la vida iba más despacio, donde se sacaba una canción de cualquier trabajo… una jota o Cantar…

Esta zona enormemente apreciada, trata de tomar la altura que así como dicen de sus vinos, se merece.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...