LLAMANOS 34 91 535 89 90

La importancia del diseño de la botella de vino.

La botella de vino es recipiente del vino, la carta de presentación. Tanto el diseño de la botella como las etiquetas nos dan una valiosa información sobre el vino y su calidad.

Cultura del Vino | 2014-09-26 10:29:28


La botella tiene formas específicas según la clase de vino a la que vaya destinada. La botella bordelesa se caracteriza por ser un recipiente cilíndrico de cuello corto, la botella borgoña tiene base redonda y forma de cono. La botella jerezana se emplea para generosos, tiene una forma cilíndrica y con el cuello largo. La botella denominada renana se caracteriza por disponer una forma esbelta y alta, es ideal para rosados y gasificados. La botella de cava es un poco más alta y gruesa que la borgoña.

La botella de color verde oscuro es apropiada para los tintos, la de color verde muy oscuro para los generosos y la de color blanco verdoso para los blancos y rosados.

Una botella consta de diferentes partes:

Tapón: debe ser de corcho de excelente calidad. Es especialmente importante en los grandes reservas, pues un tapón en mal estado puede arruinar el vino.

Cápsula: es un cilindro de metal que protege el corcho y adorna el cuello de la botella. Además garantiza que la botella no haya sido abierta.

Cuello: es la parte superior de la botella, estrecha y alargada, donde se encuentra el tapón.

Hombros: lugar donde se inicia la parte ancha de la botella.

Fondo cóncavo: el abombamiento hacia el interior de la botella impide que los sedimentos se muevan por la botella y se viertan al servir.

Etiquetas: informan sobre el vino.

El vino cuenta siempre con una información básica recogida en las etiquetas. La etiqueta de collarín contiene el nombre del vino y la zona de origen. La etiqueta delantera lleva la información del nombre del vino, identificación de la bodega, registro embotellador, el grado alcohólico, volumen de la botella, la denominación de origen, el registro de sanidad y exportación y el año de cosecha (año de vendimia).

La contra etiqueta debe especificar el conjunto de varias cosechas (CVC), si es vino de crianza (un año en barrica y al menos seis meses en botella), si es reserva (un año en barrica, dos en botella como mínimo) si es gran reserva (dos años en barrica, tres en botella mínimo), la garantía (un año en barrica), el número de la botella, el sello del consejo regulador y el nombre de la región.

Para los vinos espumosos existen diferentes tamaños de botellas. Las botellas pueden ser de:

Cuarto: 20 cl.

Media botella: 40 cl.

Botella: 80 cl.

Mágnum: 1,60 l.

Joroban: 3,60 l.

Rehobán: 4,80 l.

Matusalén: 6,40 l.

Salmanazar: 9,60 l.

Baltasar: 12,80 l.

Nabucodonosor: 16,00 l.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...