LLAMANOS 34 91 535 89 90

La importancia del terroir para elaborar vino en Cantabria.

El “efecto terroir” alude a la influencia que el entorno vitícola (suelo, topografía, climatología, geología...) tiene sobre la calidad y el carácter del vino. En Cantabria se ha aprovechado los suelos y variedades autóctonas para recuperar la viticultura.

Denominaciones | 2017-01-11 17:12:19


Cantabria mantuvo y conservó las primitivas estructuras agrícolas establecidas por los romanos, y ya en la Edad Media se distinguieron dos tipos de viñedos diferenciados: los interiores de Liébana, de los que ya hay testimonio de su gran desarrollo en el siglo IX, y los de la costa que tomaron importancia en el s. XII.

De todos aquellos viñedos tan solo perduraron en producción unas escasas hectáreas en algunos municipios de Liébana.

Por lo tanto si hay una cierta historia vitivinícola en Cantabria, pero la elaboración de vino no se ha propiciado como en otras regiones, con mejor clima y terroir para la vid, como pueden ser la ribera del Duero. Sin embargo si hay comarcas que han sabido aprovechar la tierra y el clima peculiar cantábrico para elaborar algunos vinos especiales basados en las uvas autóctonas de la zona.

Cantabria se caracteriza por tener un clima templado y húmedo. Las elevadas precipitaciones que se producen impiden la total maduración de la uva, dando vinos  de bajo grado alcohólico y, por consiguiente, altos de acidez.

La influencia del suelo es otro factor importante en el resultado final. Por lo general en Cantabria se dan sobre todo estos tres tipos de terreno con sus aportaciones correspondientes sobre los vinos:

•  Terrenos pizarrosos y ricos en minerales: dan a los vinos un ligero toque mineral, torrefacto y tostado.

•  Suelos  arcillosos: Al retener más la humedad  dan  mayor  producción  a costa de la calidad de la uva. Los vinos son más neutros y, sobre todo en los blancos,  se  aprecian  ciertos  fondos herbáceos si el viñedo se halla en zonas llanas y húmedas.

•  Terrenos calcáreos: Se acentúa la calidad del vino. Se producen vinos con unos sabores secundarios que no desaparecen ni siquiera con la crianza

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...