LLAMANOS 34 91 535 89 90

La influencia del suelo para producir vinos de licor

El suelo.es un factor al que no se le suele dar la importancia que merece, y todo porque normalmente se toma como soporte en el cual se puede lograr por la acción del hombre (fertilización, abonado, etc.) la composición de nutrientes que se desee.

Cultura del Vino | 2014-12-29 18:38:11


Sin embargo también importa y mucho su estructura física, es decir su textura y profundidad. «El suelo no solo es el soporte físico de la planta sino que debe tener la textura y la composición adecuadas que permitan al sistema radicular de la planta disponer del agua y de los aportes minerales que son indispensables para el desarrollo normal del ciclo vegetativo y de los procesos de fotosíntesis » (YRAVEDRA, G. 1983).

Como hay una estrecha relación entre el suelo y el microclima dentro del biosistema de cada zona geográfica, habrá que intentar localizar el viñedo no en suelos profundos (en los cuales se consiguen grandes producciones en detrimento de la calidad) sino en aquellos que tengan la suficiente humedad que permita la incorporación a la planta de los nutrientes que precisa en función de la variedad de vid que se trate y del vino de licor que se pretenda conseguir. No obstante en países de vitivinicultura más joven como Chile, Argentina, Sudáfrica, Australia, etc., son frecuentes los viñedos en suelos de aluvión de gran fertilidad, aunque también hay que decir que sus vinos de licor (que en muchos casos son burdas imitaciones) no alcanzan las cotas de calidad de los países con más tradición.

En la mayoría de países productores como (España, Portugal, Francia, Italia, etc.), gran parte de los viñedos se establecen en suelos muy pobres, sin apenas materia orgánica y con poca reserva hídrica, lo que conlleva, lógicamente, poco vigor de la planta pero por el contrario una gran riqueza en azúcares en las bayas.

Debido a la enorme diversidad de este tipo de elaboraciones, y a su gran dispersión por todo el mundo los suelos donde se localicen los viñedos serán, por lo tanto, muy variados, baste señalar entre otros ; calcáreos y arenosos (Jerez, Montilla-Moriles,..), calcáreo-arcillosos (Marsala), esquistosos (numerosos V.D.N.), esquistosos en terrazas (Oportos), en roquedo de génesis volcánica (Madeira, Lanzarote, La Palma, Santorin, ..) por citar algunos ejemplos de famosos vinos de licor de países europeos.

Sin embargo, y dentro de suelos de una cierta pobreza parece existir una preponderancia de dos tipos, los calcáreos y los esquistosos. «En efecto, los vinos de licor tintos más afamados Banyuls, Maury, Oporto "han nacido" de viñedos establecidos sobre esquistos...» (TORRES, P. 1991).

El ámbito de los suelos calizos es mayor, encontrándose en España en proporciones estimables en Alicante, Terra Alta, Málaga, Valencia, etc. en el caso de Jerez y Montilla-Moriles por su particular importancia se estudiará la incidencia de sus albarizas y alberos más adelante. Es interesante la observación que hace el experto francés en este tipo de vinos P. Torres sobre la fuerte vinculación entre los viñedos de moscatel más afamados en la producción de vinos de licor y los suelos calcáreos, señalando entre ellos: Moscatel de Frontignan, Mireval, Setúbal, Samos, Pajarete (elaborado en Chile con gran proporción de moscatel), etc.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...