LLAMANOS 34 91 535 89 90

La iniciativa que pone a los vino de la D.O de Cataluya en los mejores restaurantes.

La iniciativa destaca la prescripción de restaurantes de todo tipo, con un especial énfasis en los restaurantes de proximidad que ofrecen vinos catalanes en sus menús diarios.

Denominaciones | 2017-02-15 12:00:52


Pocas semanas después de haber lanzado la campaña A taula, vi català, más de 60 restaurantes han solicitado formar parte. Del total de candidaturas presentadas, de las que todavía hay un número importante en evaluación, casi el 60% cumplen los requisitos de una campaña que destaca el papel de restaurantes familiares y de proximidad en su divulgación de una copa de vino catalán en la mesa de cada día.

Así pues, la Denominación de Origen Catalunya ha conseguido sumar al proyecto a más de 30 restaurantes de las tres categorías a las que va dirigida la iniciativa, entre ellos los populares restaurantes Sant Pau de Carme Ruscalleda, Villa Retiro, de Fran López o Semproniana de Ada Parellada.

Los restaurantes que se han sumado al proyecto lucen ya el distintivo que los identifica como espacio con una especial atención por los vinos catalanes. De esta manera se pretende dar respuesta a los consumidores que cada vez muestran más interés por los productos de proximidad al tiempo que reconoció la labor de prescripción de los vinos catalanes que hacen muchos de los restaurantes del territorio, con un especial interés por Barcelona y su área metropolitana , donde se ha detectado tradicionalmente una menor presencia de vinos de las DO catalanas.

Requisitos para unirse al colectivo

Los requisitos para formar parte del colectivo (se pueden consultar en la web de la DO Catalunya) están sujetos a las cartas de vino de los locales, para los que la iniciativa prevé tres categorías: Categoría A, que incluiría aquellos restaurantes con un precio medio del cubierto por encima de los 40 €; la Categoría B, con un precio medio de entre 20 y 40 €; y la Categoría C, aquellos que están por debajo de los 20 €.

Las condiciones y el nivel de exigencia para cada restaurante varía en función de la categoría a la que pertenezcan. Así, aquellos que forman parte de la Categoría A, deben tener en su carta de vinos un mínimo de 6 denominaciones de origen catalanas, además de un mínimo de 3 referencias DO Catalunya. En cuanto a la Categoría B, deben ser mínimo 5 denominaciones de origen catalanas y 2 referencias DO Catalunya, mientras que los de la C deben contar con una referencia DO Catalunya y un 50% de sus vinos con denominación de origen catalana.

La Denominación de Origen Catalunya, como la DO catalana más grande actualmente, con más de 200 bodegas y 60 millones de botellas comercializadas al año, se suma con este proyecto a otras iniciativas del sector que trabajan para la difusión del vino catalán, como los Premios Cartaví, que premian las mejores cartas de vinos catalanes en los restaurantes del territorio.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...