LLAMANOS 34 91 535 89 90

La Junta de Castilla y León anima a la internacionalización de los vinos de calidad.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, destacó durante la entrega en Ávila los Premios Zarcillo 2015, la importancia del sector vitivinícola, considerado estratégico para la Comunidad.

Actualidad | 2015-11-10 10:10:06


El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, destacó durante la entrega de los Premios Zarcillo 2015 este mes de noviembre, la fortaleza, competitividad y alta profesionalización de la producción vitivinícola de la Comunidad, considerada un sector estratégico de la economía regional. Todo ello hace plantearse a corto plazo el objetivo de incrementar la cuota de mercado nacional de vinos con Denominación de Origen, actualmente en un 20 %, hasta el 25 %, así como las exportaciones, hasta alcanzar el 30 % del valor del mercado. Igualmente, fomentar el consumo responsable de vino en el segmento de la población más joven y apostar por la calidad de los vinos sobre la base de la diversidad de las variedades autóctonas de Castilla y León.

Entre las líneas de trabajo que se ha marcado la Junta de Castilla y León para el desarrollo de este sector estratégico destaca la mejora de los sistemas productivos, incidiendo en los programas de reestructuración del viñedo: plantación, reconversión varietal y mejoras en la explotación. Desde el año 2009, el Gobierno regional ha destinado 24 millones de euros a potenciar estos programas.

Otro de los ámbitos en los que el Gobierno regional está realizando un mayor esfuerzo es el de la internacionalización. Prueba evidente de que esta línea de trabajo conlleva muchos beneficios para la producción vitivinícola es que las exportaciones de vino de Castilla y León volvieron a registrar en 2014 un máximo histórico en valor, alcanzando los 143,6 millones de euros, lo que supone un 7 % más que durante el año 2013, cuando ascendieron a 134,8 millones de euros. La mayoría de esas exportaciones corresponden a vino de calidad.

Continuando con esa apuesta por la internacionalización y teniendo en cuenta la relevancia mundial de los Premios Zarcillo, los años en los que no se celebre este certamen se organizarán unas jornadas técnicas de carácter internacional dirigidas a profesionales del sector, para que conozcan las reformas que incorpora la normativa europea, las tendencias de elaboración que se están produciendo en otros países, y las de la demanda por parte del consumidor, que en muchos casos viene determinada por concursos y publicaciones especializadas.

Asimismo, y en relación con la Estrategia de Internacionalización, que busca incrementar las ventas con la presencia de las bodegas con sus marcas y los Consejos Reguladores, el presidente Herrera ha anunciado la puesta en marcha de un programa de producción de vinos jóvenes de calidad para su lanzamiento al mercado exterior.

Relevancia del sector

El sector vitivinícola de la Comunidad representa un pilar básico de la economía regional, tanto por el valor económico que genera como por el número de personas que ocupa y el papel que desempeña en la fijación de población en el medio rural. El mundo del vino emplea a más de 19.000 personas, de las que 15.700 son viticultores y 3.300 son puestos de trabajo generados por las 620 bodegas de Castilla y León.

La producción de vino en la Comunidad ha ido aumentando en los últimos años hasta situarse por encima de los dos millones de hectolitros anuales. A este tipo de producción se dedican unas 75.000 hectáreas, de las que el 86 % están amparadas por alguna figura de calidad. Estas cifras reflejan la clara apuesta por la calidad que ha llevado a cabo el sector y que ha estado impulsada en todo momento por la Junta de Castilla y León.

Actualmente, Castilla y León cuenta con doce Denominaciones de Origen: Arlanza, Arribes, Bierzo, Cigales, Ribera del Duero, Rueda, Sierra de Salamanca, Tierra de León, Tierra del Vino de Zamora, Toro, Valtiendas y Valles de Benavente, a las que se une la figura de calidad Vino de la Tierra de Castilla y León.

Premios Zarcillo 2015

El potencial del sector vitivinícola y la necesidad de poner en valor a nivel internacional la profesionalización y la calidad de los vinos de la Comunidad motivó la puesta en marcha hace más de veinte años de unos premios que se convirtieran en un aliciente y en un importante punto de encuentro para todos los actores relacionados con la elaboración, comercialización y difusión de la cultura del vino.

A esta edición de los Premios Zarcillo se han presentado 1.807 muestras de 407 bodegas pertenecientes a 20 países, lo que sitúa a los Zarcillo como el quinto concurso internacional en cuanto al número de muestras y el primero de ámbito nacional, de los reconocidos por la Oficina Internacional de la Viña y el Vino (OIV), organismo internacional que supervisa este concurso.

El 90 % de las muestras presentadas, 1.633, pertenecen a alguna figura de calidad (D.O.P., I.G.P. o equivalentes). En total han sido 86 las figuras de calidad participantes. El jurado ha concedido 7 Gran Zarcillo de Oro, 107 Zarcillo de Oro y 169 Zarcillo de Plata. De estos, los vinos de Castilla y León han obtenido 3 Gran Zarcillo de Oro, 64 Zarcillo de Oro y 83 Zarcillo de Plata.

Gran Zarcillo de Oro

En la ceremonia de entrega de los Premios Zarcillo celebrada hoy en Ávila han tenido un especial reconocimiento los siete vinos merecedores del Gran Zarcillo de Oro en esta edición. De ellos, seis proceden de España y uno de Alemania, y por categorías, uno pertenece a vinos blancos, tres a la categoría de tintos, uno a vinos espumosos, uno a la denominada ‘Otros vinos dulces’, y uno a la categoría ‘Vino de licor’.

Los vinos que han obtenido el Gran Zarcillo de Oro en esta edición son:

• Anselmann Riesling Trockenbeerenauslese, de 2013, de Weingut Werner Anselmann & Anselmann GMBH, de la D.O.P. Auslese (Alemania).

• Alta Plata Verdejo, de 2014, de Bodegas Mocén, perteneciente a la D.O. Rueda.

• Freixenet Cuvée D.S., de 2007, de Comercial Freixenet, de la D.O. Cava.

• Terrai OVG, de 2014, de la Sociedad Cooperativa Vitivinícola de Longares, de la D.O. Cariñena.

• Carmelo Rodero TSM, de la añada 2011, de Bodegas Rodero, perteneciente a la D.O. Ribera del Duero.

• Noé, vino de la D.O. Jérez, de Bodegas González Byass.

• Viña Aleza Selección, de la añada de 2014, de Bodegas Francisco Casas, amparado por la D.O. Toro.

Además del reconocimiento especial que han tenido estos siete vinos, todos los distinguidos en las distintas modalidades de los Premios Zarcillo reciben un diploma acreditativo de este galardón y pueden incorporar a la etiqueta de sus botellas el sello identificativo. Esta marca supone un valor añadido para el vino que la porta que, además de diferenciarle del resto, permite impulsar su promoción y comercialización dentro y fuera de España.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...