LLAMANOS 34 91 535 89 90

La malvasía del valle de la Orotava. Vino en el paraíso.

La forma tradicional del cultivo de la vid en esta zona geográfica es uno de los signos de identidad de la Denominación.

Cultura del Vino | 2017-02-01 11:32:44


Los largos trenzados de las parras, facilita una mayor superficie en la planta a la exposición solar, pero también dificulta la llegada de savia al extremo del parral.

Las  temperaturas  suaves,  sin  grandes  cambios  térmicos,  la  naturaleza  volcánica  del  suelo  y  la  humedad permanente unido al sistema tradicional de conducción de la vid ha dado lugar a que los vinos producidos en esa zona presenten las características diferenciadores descritas en el apartado anterior.

La  viña  fue  traída  a  Tenerife  por  los  conquistadores  españoles  a  mediados  del  siglo  XVI.  Las  primeras cepas se sembraron en la finca el Burgado, perteneciente al municipio de  Los Realejos, perteneciente a la zona de producción de la Denominación de origen Valle de La Orotava.

Durante los siglos XVI, XVII  y XVIII el vino Malvasía, producido en el Valle de La Orotava, tomó tal auge que el Puerto de la Cruz (antes de La Orotava) llegó a convertirse en el primer puerto del Archipiélago Canario y el eje esencial del comercio con el extranjero. Las grandes extensiones alcanzadas por sus viñedos, llevaron a decir al ilustre realejero Viera y Clavijo, que el valle era un inmenso parral. Se calculan que por el Puerto de La Orotava, se exportaron 30.000 pipas de vino malvasía en un año. 8

Esta hegemonía comercial motiva el desarrollo urbanístico de los tres municipios del Valle: Los Realejos,

La Orotava y Puerto de la Cruz, instalándose en éste último, una numerosa colonia inglesa con un consulado permanente. Esta colonia trata de controlar el comercio de exportación de vinos, para lo que se crea en 1.665 una empresa monopolista, “Compañía de Canarias”. El auge comercial con Inglaterra, dio lugar a que en la vendimia de 1.674, 150 barcos ingleses anclaron a la espera de tan ansiados caldos.

A mediados del siglo XVIII comienza la crisis del vino malvasía canario, con una espectacular bajada de precios y beneficios. Se apuesta entonces por el “Vidueño”, con menores costos y riesgos para la exportación a EEUU, y por su fácil transformación en aguardiente para su exportación a Cuba, Yucatán y Venezuela.

El viñedo se cultiva en laderas y vaguadas, en parrales fijos a unos 60 cms. de altura, en forma de originales cordones múltiples trenzados, con una longitud que varía desde 3 o 4m., en lugares estrechos hasta 15 m.,  si  la  parra  es  vieja  y  tiene  suficiente  vigor.

La  trenza  se  realiza  a  los  sarmientos  de  parra  desde aproximadamente  1.5  m.  desde  comienzo  del  tronco.  Esta  forma  tan  original  de  cultivo  caracteriza  los viñedos de la Denominación. La edad media de las parras es de 50 años.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...