LLAMANOS 34 91 535 89 90

La mejor armonía. Vino y queso.

La pretensión de la armonía vino-queso es la de conseguir que ambos elementos combinen bien, que se logre, entre los dos, un equilibrio de sabores que sean armónicos.

Cultura del Vino | 2017-02-15 16:10:53


Esta combinación normalmente no es justa ya que existen muchísimos vinos y variadísimos quesos y no todos van bien con todo.

Al igual que existen una serie de armonías afortunadas como el caviar-vodka o el foie gras-Sauternes, el vino es el acompañamiento ideal del queso y tiene una historia de siglos.

Las bases en las que se fundamenta una buena armonía de este último tipo son varias. La primera armonía de la cual podemos hablar es la de la combinación regional. Esta primera regla de fidelidad básica está cimentada en el hecho de que todo terruño de pastos tiene cerca tierras de viñas, salvo alguna excepción (La Mancha con quesos y vinos; Castilla y León con vinos de Rueda, Toro, Bierzo, Ribera del Duero, etc; con quesos castellanos, Canarias, Rioja, Galicia, Navarra, etc.

En las tierras en las que esta regla de pastos-viñas no se cumple, se suele producir otras bebidas como la sidra en Normandía, Bretaña, Islas Británicas, Asturias, Euskadi o Cantabria.

En Holanda (queso Edam o Gouda con cerveza), en Noruega (el Gjstost con Akuavit).

En las armonías de vino y queso depende de la materia prima con la que está elaborado el queso (si es de leche de vaca, cabra, oveja, de mezclas, de búfala, etc.), del sistema de elaboración específico para cada tipo de leche (coagulación láctica), pasta prensada no cocida, corteza lavada, enmohecido interno y además, depende de la maduración (edad) que tenga.

En el caso del vino, es preciso detallar la variedad con la que está elaborado, lo que da lugar a diferentes tipos de vino y a diversas formas de elaboración (jóvenes, vinos de guarda, vinos naturalmente dulces, vinos dulces naturales, generosos, etc.)

Los quesos azules

Se asocian con tintos robustos y estructurados y no demasiado tánicos, también con los vinos de licor (Sauternes, vendimias tardías, PX, Oportos, Banyuls, Maury, etc.)

Los quesos de cabra

Con los vinos blancos secos y afrutados.

Los quesos de pasta blanda y corteza enmohecida

Se pueden acompañar desde blancos estructurados con cierta acidez a tintos jóvenes ligeros y frescos.

Los quesos de pasta prensada

Con tintos de crianza ligeros.

Los de pasta cocida

Acompañan a los vinos blancos muy aromáticos y suaves o bien a tintos ligeros y poco ácidos.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...