LLAMANOS 34 91 535 89 90

La microoxigenación del vino

La microoxigenación, microbullage en francés y “microx” o “mox” para los amigos, es una técnica de vinificación que nace en los años 90 en Francia, concretamente en Madiran, AOC situada al Suroeste del país, cerca de la prestigiosa Burdeos. Autor: Daniel Hernández

Historias del Vino | 2016-04-13 10:29:41


Fue el elaborador Patrick Ducournau quien se sacó de la chistera tan preciada técnica. ¿En qué consiste dicho proceso? ¿cómo impacta en el resultado final del vino?
 
El proceso propiamente consiste en la aireación del interior de los tanques o depósitos que almacenan el vino, se usa principalmente con los vinos tintos por razones que más adelante explicaremos. Como dato curioso comentaros que fue aprobada en 1996 por la Comisión Europea y en la actualidad unos quince países usan este sistema entre sus técnicas de vinificación.
 
Francia, en especial Burdeos y Chile, son las principales regiones donde hay mayor predilección por el uso de este sistema.
 
La versatilidad de la microx nos permite usarla en diferentes estadios durante el proceso de vinificación, si la utilizamos en las etapas tempranas nos ayudará a crear una superpoblación de levaduras que puede evitar una parada en la fermentación y también reduce y minimiza el uso de sulfitos, que a posteriori nos pueden crear reducciones.
 
También su uso nos permite estabilizar el color y aportar estructura y profundidad.
 
De todas formas, la creación de la técnica se considera un paso adelante para tratar las variedades que poseen un alto grado tánico, así podemos domar su fuerza y carácter, de hecho, la Tannat, reina en Madiran, es un claro ejemplo de lo expuesto anteriormente.
 
Por otra parte, es una gran opción para mitigar los aspectos herbáceos y ese punto vegetal que nos confieren este tipo de variedades a sus caldos. Bien es cierto que empiezan los avances para el uso de esta técnica en variedades tipo Gamay o Pinot Noir, aún y teniendo otro perfil más amable.
 
La técnica en sí se considera todo un arte, pues no hay estudios que marquen unas pautas concretas para su uso, como dije en otro post, la mano del enólogo y su intuición decidirán que niveles son los deseados y cuando debemos parar. El tiempo medio oscila entre cuatro y ocho meses y, el ratio, varia, entre 0,75 y 3 c.c. de oxígeno por litro y mes.
 
El sistema consiste en dos cámaras y unas válvulas conectadas a un cilindro de oxígeno. Las barricas de madera son un sistema natural de microoxigenación que han podido servir de inspiración para elaborar la técnica.
 
Por último, sólo me queda añadir que disfrutéis con cada sorbo de esos vinos que tanto os gustan, estoy convencido que a partir de ahora veréis el oxígeno de otra manera muy distinta, seguro que seréis capaces de descubrir la técnica y su aportación en el resultado final; eso es lo apasionante de este gran mundillo, entender el trabajo que hay detrás y las intenciones de sus productores y elaboradores.
 
Hasta el próximo post, espero haber sido una bocanada de aire fresco, Salud!
 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...