LLAMANOS 34 91 535 89 90

La necesaria formación en la Cata del Vino.

Catar un vino significa poner en alerta todos tus sentidos para poder entenderlo y describirlo. El vino posee y transmite un mundo de sensaciones, aromas y recuerdos, que han de ser explicados por el catador gracias al lenguaje y a la terminología técnica.

Cata de Vino | 2015-12-10 17:57:22


En el sector del vino existen dos grandes grupos de personas, los que se conforman con el hecho de beber el vino y decir si les gusta o no, y el de las personas que analizan sensorialmente el vino, son capaces de describir todas sus características organolépticas y aromáticas en la cata de vino, y dicen si les gusta o no.

La principal diferencia de estos dos grupos de personas es el de la objetividad. El hecho de decir si te gusta un vino o no es algo totalmente subjetivo ya que engarza con el sentido del gusto de cada uno y lo que te atrae. En el caso del catador que analiza sensorialmente el vino, su reflexión explicativa goza de una objetividad circunstancial ya que será capaz de definirte el contenido de su copa por contar con los conocimientos necesarios para ello.

En este sentido, y a modo de ejemplo, el catador señalará que este vino es “Es un vino que se presenta con color picota de capa alta y ribete granate oscuro pero vivo junto con notas violáceas. En nariz muestra tostados, fruta madura, cremosidad, chocolate negro, ligeros especiados y elegancia. En boca posee tanino pulido, llena la boca, es largo, sabroso, con fruta negra, con cremosidad comedida y cierta potencia controlada. Equilibrado.”
Esta objetividad a la que antes me refería es muy distante al simple análisis subjetivo  de “Me gusta o no me gusta”

Esta “lex artis” de la objetividad en el análisis sensorial del vino no implica que sea mejor al simple “Me gusta o no me gusta”. No es necesario tener cultura del vino para beber vino o para sentir que te gusta pero podemos afirmar que con la “lex artis” del análisis exhaustivo de la cata se disfruta más el vino ya que el catador busca matices y sensaciones en el vino que otros no aprecian a la hora del simple beber vino.

Asimismo, la formación en el vino, y la cultura del vino es muy recomendable cuando el catador acude a las catas de vino y a eventos de enoturismo. En esta línea, para poder seguir exitosamente las explicaciones del enólogo o del sumiller, es necesario manejar la terminología del análisis sensorial del vino. Como todo en la vida hay que tener un componente teórico que permita realizar “un acto” o “ejercicio” en condiciones.

De nada sirve que el sumiller diga que nos fijemos en la lágrima de la copa de vino, si no sabemos que es, o si por ejemplo no entendemos que un vino es redondo, tiene cuerpo, o tiene persistencia...
Aprender de vinos es fácil y accesible a todo el mundo.

Los amantes del vino que quieren ser profesionales en la materia acuden a la Cámara de Comercio en busca de un título oficial, o a centros privados para recibir la necesaria formación teórico-práctica.

Asimismo, los amantes del vino que se sienten atraídos por el amplio mundo de la cata del vino, cursan su formación teórica en www.cursocatadelvino.com, un interesante curso on-line que incluye 10 temas, 10 exámenes test, 1 examen final y 1 diploma. Este Curso de la cata del vino está recomendado y avalado por las Denominaciones de Origen de Cataluña, Alicante, Conca de Barberá, Tacoronte Acentejo, Campo de Borja, Alella, Valle de la Orotava, Sierra de Salamanca, Yecla y la Asociación de sommeliers de Cataluña.
La parte práctica, la pueden cursar los catadores en un centenar de vinotecas y Bodegas presentes en todo el territorio nacional recomendadas por el buscador de Catadelvino.com

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...