LLAMANOS 34 91 535 89 90

La polémica de las imitaciones de los vinos de Jerez fuera de España.

Dentro de nuestras fronteras se siguen distinguiendo los vinos de Jerez tradicionales y por zonas de producción, pero los grandes consumidores del Jerez (el 90% del vino se destina a la exportación) no lo conocen del mismo modo.

Cultura del Vino | 2014-12-31 13:35:49


Los ingleses, magníficos comercializadores, se han preocupado minuciosamente de controlar los mercados tradicionales del Jerez, por lo que en Gran Bretaña, Holanda, Alemania o Estados Unidos será difícil ver una botella con una etiqueta que contenga la palabra Fino, Amontillado u Oloroso; los comerciantes suelen pedir a los productores mezclas de vinos; por ejemplo, 60% de Fino y 40% de Amontillado, y una etiqueta que diga “Stevens Sherry - Dry”; o bien una mezcla del 40% de Fino, 40% de raya y un 20% de Pedro Ximén, que se llamará “Medium Dry”.

Con este sistema, el consumidor nunca asocia el producto que bebe con el origen, sino con la mezcla del comerciante, que llegado el momento del que el jerezano le pida mucho dinero por el vino, cambia el abastecedor y compra vino en Sudáfrica, por ejemplo, y le sigue llamando igual: “Stevens Sherry - Dry”... A esto se le llama British Sherry y, curiosamente, 2 de cada 3 botellas de Sherry que se consumen en el mundo no vienen de Jerez.

El prestigio del Sherry  y sus buenas posibilidades de colocación han dado lugar, repetidas veces, al intento de calificar como ciertos vinos de diversa procedencia, imitaciones más o menos burdas de este incomparable vino.  En la actualidad las leyes inglesas proclaman taxativamente que la palabra Sherry  es la voz correspondiente al nombre de la ciudad española de Jerez, y que, por tanto, en su aplicación a determinados vinos la palabra Sherry es denominación de origen, y no nombre genérico.

De ello se desprende que sólo los vinos  criados en los términos municipales de Jerez de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda y el Puerto de Santa María tiene derecho a exhibir legítimamente dicha denominación de origen.  Sin duda, y aparte de las falsificaciones, en algunos países cuyas leyes permiten semejante liberalidad, se producen, incluso  hoy en día, vinos que llevan la denominación Sherry, o Xérès, o Jerez.  A veces la etiqueta, con cierto pudor, dice "tipo jerez", lo cual no aclara nada en vista de la gran cantidad de tipos que realmente se producen en Jerez. Contra este abuso, y hasta tanto las respectivas legislaciones no hayan puesto las cosas en su lugar, no hay otro juez al que apelar que el paladar del  buen conocedor: 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...