LLAMANOS 34 91 535 89 90

La potencia de la uva verdejo en el terroir de la D.O de Rueda.

En el sector central de la Depresión del Duero, formando parte de la Submeseta Norte, se extiende la zona de producción de la D.O.P. Rueda, donde la uva verdejo encuentra un terroir sin igual para desarrollar su potencial vitivinícola.

Denominaciones | 2016-08-31 14:13:52


La D.O. Rueda  se eleva  entre 700  y 800 metros sobre el nivel del  mar,  con  tierras  llanas pero  altas,  que  soportan inviernos fríos y muy  largos, primaveras  cortas con  heladas tardías y  veranos  calurosos  y secos, sólo alterados  por inoportunas  tormentas. Este  factor obliga  a las  cepas  a  buscar  sus  recursos  hídricos en lo más hondo del subsuelo, más que en otras zonas de Europa.

El terruño y la climatología son la clave, junto con la variedad autóctona, para conseguir la personalidad  propia que caracteriza a los vinos de la esta comarca. Todo ello, junto el factor humano que ha ido moldeando las características de los vinos  de  la  zona  hasta  los  actuales. 

La  estrecha  relación  entre  la  variedad  de  uva  principal,  Verdejo, reconocida como autóctona de la Denominación de Origen Rueda y su compenetración con el territorio (clima y suelo), nos permiten afirmar que es una variedad adaptada a su entorno y que constituye la razón de ser de los vinos de la D.O.P. «RUEDA», los cuales  se  basa  en  la  exclusiva  adaptación  de  esta  variedad  al  medio,  complementada  con  habituales  labores  culturales,  tales  como  podas  largas  y  en  rastra, aclareos, ...tendentes a la consecución de una uva de la máxima calidad. 

Estas  labores  culturales se han transmitido de generación en generación, con  la consiguiente adaptación a los avances técnicos de cada época. Esta variedad  ha demostrado asimismo grandes cualidades para  la elaboración de vinos espumosos.

La  participación de  la  variedad autóctona verdejo  les aporta  los caracteres  diferenciales  respecto  a  los  vinos  blancos  de  otras  zonas. En particular,  la frescura, intensidad aromática y presencia en boca.

El vino verdejo presenta una fase visual presenta un color entre amarillo pálido a amarillo verdoso y amarillo  pajizo  intenso, limpio y  brillante. La  fase olfativa debe presentar aromas limpios y frutales con tonos herbáceos de intensidad media. La fase gustativa debe transmitir sensaciones frescas junto a  un importante cuerpo y estructura con un toque amargo característico  de  la  variedad  Verdejo. Este  tipo  de  vino  debe  tener  un  marcado carácter varietal.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...