LLAMANOS 34 91 535 89 90

La producción de vinos de calidad aumenta un 11,88% En Baleares.

En el 2015 las denominaciones de origen (DO) Binissalem y Pla i Llevant y los vinos de la tierra de las Illes Balears, Serra de Tramuntana, Mallorca, Eivissa, Formentera y Isla de Menorca produjeron 54.458,58 hl, un 11,88% más que el año anterior.

Denominaciones | 2016-03-30 11:12:30


Aunque el total es positivo, la producción de las denominaciones de origen descienden casi un 3%, y el Vino de la Tierra de Eivissa prácticamente un 8%.

Destaca, sin embargo, el fuerte incremento productivo del Vino de la Serra de Tramuntana, que aumenta un 340,38%, un aumento que permitirá que este año se recupere el volumen de comercialización de los vinos de calidad de las Islas Baleares, que en el 2015 descendió por primera vez, un 5,77%. Esta merma se explica, principalmente, por la falta de existencia del producto, dado que el año 2014 la producción de vino se redujo un 5,88%. El vino tinto siguió siendo el más comercializado en el 2015, con 25.892,51 hl, seguido del blanco (13.272,30 hl) y del rosado (6.257,40 hl).

Con respecto a la distribución del volumen total de comercialización de los vinos por denominaciones, el Vino de la Tierra de Mallorca ocupa un 36% del pastel, seguido del DO Binissalem, con un 34,98 %, y del DO Pla i Llevant, con un 23,34%. El resto se reparte entre los vinos de la tierra Isla de Menorca (2,47%), de Eivissa (2,43%), de Formentera (0,37%), de las Illes Baleares (0,2%) y de la Serra de Tramuntana (0,18%).

La mayor parte de estos vinos se consumen en las Islas Baleares, donde se comercializa un 80% del producto, mientras que a la Unión Europea llega casi el 14%, en España el 1,60 % y en países terceros el 4,44%. Entre las exportaciones en el ámbito europeo destaca el mercado alemán, con un 81%, mientras que el principal consumidor de los países de fuera del ámbito comunitario es Suiza, con un 76,65%, aunque los vinos de calidad de las Islas Baleares llegan hasta los Estados Unidos, Japón, China o Panamá. 

En el 2015 se recuperó también la superficie de viña en producción, un 12,8% respecto del 2014, y se situó en 1.623,35 hectáreas, sobre todo gracias al aumento de la viña destinada al Vino de la Tierra de Mallorca —que pasó de 573 hectáreas en el 2014 a 780 en el 2015— y que compensó las disminución de superficie de producción de la DO Binissalem, que el año 2015 fue de 362,37 hectáreas (un 23,46% menos que en el periodo inmediatamente anterior).

Con respecto al valor económico del vino comercializado, en el 2015 representó 29.643.822 euros, un 0,92% menos que el año anterior, de los cuales 12,7 millones pertenecen al Vino de la Tierra de Mallorca, 9,5 millones a la DO Binissalem y 5,3 millones a la DO Pla i Llevant.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...