LLAMANOS 34 91 535 89 90

La propaganda del vino en la Francia de 1930.

En el siglo XXI el vino se defiende como una bebida que con moderación es beneficiosa para la salud, además de un alimento que acompaña la dieta mediterránea. Pero esto no es nuevo. Solo hay que ver la publicidad dedicada al vino en la Francia de 1930.

Curiosidades | 2016-04-27 16:16:03


El vino es un alimento saludable y así está recogido por las instituciones, al menos en España, el vino está considerado como un elemento fundamental en la dieta mediterránea. Sin embargo el vino contiene alcohol. Por ello mucha de la actual publicidad dedicada al vino animan a un consumo responsable de este producto, como es el caso de la campaña Wine in moderation lanzada en 2015.

Sin embargo esta asociación del vino con la salud y la dieta no es un invento moderno. Es famoso el caso en Francia de lo que se denominó la “paradoja francesa”, en el que se establece que los franceses que tenían una dieta rica en grasas sin embargo tenían mucha mejor salud gracias al consumo de vino.

Así, a finales del siglo XIX Louis Pasteur, un gran estudioso del vino, ensalza las virtudes declarando que "el vino es la más sana e higiénica de las bebidas."

Es curioso ver cómo la propaganda en Francia de las primeras décadas del siglo XX, se acogen a esta visión “higienista” del vino, apelando a sus virtudes como bebida saludable e intentando erradicar lo políticamente incorrecto que podía suponer hacer propaganda de una bebida alcohólica.

Un ejemplo es este cartel de 1930, de La Asociación para la propaganda  del Vino.

En este cartel, además de citar a Louis Pasteur, se hacen cierto tipo de apelaciones a los beneficios del vino, y defendiendo a este de la responsabilidad del alcoholismo. También se hace una defensa comparándolo incluso con la insalubridad del agua de la época y apelando a las cualidades antimicrobianas del vino para combatir estos pormenores de salud pública. En el texto, reza que el agua no es siempre sana y es a menudo vehículo de enfermedades e infecciones. Por lo tanto, es necesario purificarla antes de beberla. El vino puede contribuir y ayudar a evitar el uso de purificantes más perjudiciales para la salud como la lejía. Es más, se insta a que los niños beban vino mezclado con agua según la edad para mejorar su salud.

Después de este tipo de propagandas, cabe mencionar como curiosidad el verdadero bache que atraviesa respecto a la publicidad, un producto tan arraigado al territorio francés como el vino. En 1991, la ley Evin que limitaba la publicidad de bebidas alcohólicas, incluyendo el vino, provocó entre los franceses una gran polémica, dado el arraigo cultural de este producto y el duro golpe que significaba para una industria importantísima en el país galo.

Al menos desde el 2004 en Francia y ante la crisis del sector, se abre la puerta a las campañas sobre denominación de origen y sobre los vinos de determinadas regiones, algo que hasta ahora estaba prohibido en Francia.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...