LLAMANOS 34 91 535 89 90

La protección europea de las indicaciones geográficas y de las denominaciones de origen de los vinos.

El Reglamento (CE) nº 510/2006, de 20 de marzo, del Consejo, relativo a la protección de las indicaciones geográficas y de las denominaciones de origen de los productos agrícolas y alimenticios y en sus normas de desarrollo (Reglamento (CE) nº 1898/2006, de 14 de diciembre, de la Comisión), forman parte de un conjunto de normas que tienen por objeto la protección de productos alimenticios, como las que se han dictado en materia de etiquetado, presentación y publicidad de productos alimenticios.

Legislación del Vino | 2015-06-05 19:03:55


El Reglamento (CE) nº 510/2006, de 20 de marzo, del Consejo, relativo a la protección de las indicaciones geográficas y de las denominaciones de origen de los productos agrícolas y alimenticios y en sus normas de desarrollo (Reglamento (CE) nº 1898/2006, de 14 de diciembre, de la Comisión) buscan una solución comunitaria uniforme en materia de denominaciones geográficas y un régimen propio de utilización de los mismos. Su finalidad principal es la de sustituir la protección nacional de las indicaciones geográficas para este tipo de productos por la protección comunitaria. Cortes Martín se refiere a la misma como una comunitarización del sistema de reconocimiento y protección de las indicaciones geográficas.

La inscripción de las distintas denominaciones de origen y las indicaciones geográficas se ha venido llevando a cabo según lo establecido en el anterior, bien mediante un procedimiento simplificado o siguiendo el procedimiento ordinario. El procedimiento simplificado ya fue suprimido por seguridad jurídica y transparencia por el Reglamento (CE) nº 692/2003, del Consejo, de 8 de abril al tratarse de un procedimiento que no preveía el derecho de oposición.

Ante el panorama actual, que obliga a aplicar dos normas diferentes de carácter nacional a las indicaciones geográficas de productos agroalimentarios y teniendo en cuenta la necesaria existencia de un sistema nacional de protección para cumplir las exigencias de la protección nacional transitoria del Reglamento, quedaba por abordar una regulación específica de este sistema y que se está efectuando mediante las denominadas "normas de calidad agroalimentaria" que tienen un ámbito de aplicación amplio ya que pretenden regular todos los signos distintivos que se utilicen para la protección de la calidad alimentaria.

La primera norma que se ha dictado con este objetivo ha sido la Ley 14/2003, de 13 de julio, de calidad agroalimentaria de Cataluña que, en su artículo 1 establece como objeto de la misma regular los distintivos de origen y calidad de los productos agroalimentarios, exceptuando los productos regulados por la Ley 15/2002, de 27 de junio, de ordenación vitivinícola. Según esta Ley, las indicaciones geográficas son bienes de titularidad pública, aunque suponen el derecho exclusivo de los productores y elaboradores a utilizar el signo registrado. La protección de los signos tiene el siguiente alcance: se protegen de usos diferentes a los que tienen reconocidos legalmente; se extiende a todas las fases de comercialización de los productos; se prohíbe el uso de cualquier indicación falsa o engañosa en lo que se refiere a su procedencia, origen, naturaleza o características esenciales de los productos en el etiquetado, envase o embalaje, publicidad y documentos que tengan relación con los mismos; se prohíbe la utilización de los nombres protegidos en la designación, presentación o publicidad de productos agroalimentarios sin derecho a protección y se prohíbe la utilización de expresiones como manipulado, producido, envasado en, elaborado en o análogas o cualquier otra práctica que pueda inducir a error a los consumidores.

Al margen de las denominaciones de origen y las indicaciones geográficas, el Reglamento también reconoce otro tipo de indicaciones que podrán obtener la misma protección, y que son: a) las denominaciones tradicionales, geográficas o no, que designen un producto agrícola o alimenticio que cumplan con los requisitos exigidos en el artículo 2.1 del Reglamento y, b) las designaciones geográficas, que se asimilarán a las denominaciones de origen aunque las materias primas de los productos de que se trate procedan de una zona geográfica más extensa o diferente de la zona de transformación, siempre que se cumplan las condiciones de delimitación de la zona de producción de las materias primas, que existan condiciones específicas para su producción y, que exista un régimen de control que garantice la observancia de estas condiciones.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...