LLAMANOS 34 91 535 89 90

La puesta en valor de las condiciones organolépticas o sensoriales de los vinos.

Es necesario poner en valor las condiciones organolépticas o, sensoriales, que permitan diferenciar la idiosincracia y la especialidad de los vinos.

Cata de Vino | 2014-10-23 12:39:07


Para evitar que los efectos del proceso globalizador, que en su ambición devoradora alcanza incluso a una materia tan personalizada como pueden ser los alimentos puedan llegar a una bebida, por otra parte tan extendida en todos los hemisferios, como es el vino, siguiendo la ruta de estandarización de alimentos como las hamburguesas y colas, marcada por los brutales efectos de la competencia, se hace necesario profundizar y acentuar en las características que permiten distinguir al producto puesto en el mercado, resaltando una calidad y esencialidad que le permita sobrevivir, buscando, ocupando y fortaleciendo nichos de mercado, que garanticen la supervivencia y rentabilidad de las explotaciones agrarias y vinícolas que los elaboran.

Muchos territorios gozan de las idóneas condiciones edafológicas, y climáticas para la producción de uva autóctona de gran calidad, apoyada por una tradición secular en la elaboración de vinos de calidad diferenciada. La elaboración del vino, en sus distintas clases, se ha configurado como motor fundamental de las actividades directas, indirectas o complementarias, de todos los sectores productivos.

Y de esa realidad socioeconómica es un indicador directo las millares de hectáreas destinadas a la producción vitícola, y el establecimiento de bodegas de todos los tamaños, desde el pequeño bodeguero elaborador, a las bodegas de mediano tamaño, o las grandes bodegas asentadas en su territorio, que se comercializan con más de 250 marcas distintas en los mercados mundiales.

La supervivencia de las pequeñas y medianas bodegas, que son la red neurálgica de las economías familiares, se sustenta en la producción de sus propios vinos, y la comercialización, todavía con una gran generalización de vinos jóvenes, popularmente conocidos como los vinos de cosechero.

Para asentar la permanencia en el tiempo y la presencia en el mercado de estos vinos jóvenes, caracterizados por un ciclo productivo de corto plazo, se hace necesario poner en valor las condiciones organolépticas o, sensoriales, que permitan diferenciar la idiosincracia y la especialidad, en definitiva la singularidad, de cada uno de los vinos que cada bodega elabora, y pone a la venta, para conquistar, formar y fidelizar grupos de consumidores donde el culto al sentido del gusto y la diferenciación de sabores pueda ser característica diferenciadora.

La posibilidad de incluir dentro de las determinaciones analíticas realizadas a los vinos, el análisis sensorial, que les permita medir la calidad de los mismos, permitirá a las bodegas elaboradoras de los vinos:

- Dotarles de argumentos diferenciadores, que, a expensas de su reconocimiento por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen, pudiera dotarles de un posible distintivo de calidad.

- Justificar su presencia en mercados y locales de producto delicatessen y de calidad.

- Dar a conocer las características del producto.

- Defender la calidad del sistema de producción tradicional y la de los productos que a través del mismo se elaboran.

- Promover el consumo de vinos de calidad con caracterización de zona.

El Laboratorio de Análisis Sensorial de la Universidad del País Vasco (LASEHU), ha desarrollado una metodología para evaluar la calidad sensorial de los Vinos Tintos Jóvenes de Rioja Alavesa, que desde febrero de 2008 está acreditada por la ENAC (Acreditación 472/LE1020).

La metodología se basa en la evaluación sensorial de los parámetros intensidad de olor, complejidad de olor, intensidad de aroma, complejidad de aroma, equilibrio - cuerpo, persistencia aromática global, matiz, intensidad de color a través del empleo de pruebas escalares e identificación de descriptores y defectos por mayoría.

El laboratorio cuenta con catadores y personal técnico altamente cualificado, amplia experiencia en investigación y normalización de métodos de análisis sensorial, incluida una garantía de competencia técnica (laboratorio acreditado por ENAC en base a la Norma ISO 17025 desde junio de 2005).

Además del método sensorial para el control de calidad sensorial de vino tinto de Rioja Alavesa, acreditado por ENAC, cuenta también con el método de calidad sensorial de vino blanco con Denominación de Origen Txakolí de Álava, aunque este todavía no cuenta con acreditado homologada.

Dentro de la política de colaboración de la Diputación Foral de Álava con la Universidad del País Vasco- Campus de Álava, por el Departamento de Agricultura se han venido manteniendo conversaciones con los responsables de LASEHU para establecer un precio razonable que permita a las bodegas, que así lo desearan, poder beneficiarse de la metodología de análisis sensorial, estableciéndose para el año 2014 un precio de 50,00 euros, más el IVA, que comprende la realización de la metodología establecida por el citado Laboratorio científico como adecuada para la realización del análisis sensorial sobre muestras de dos botellas de 750 mililitros de vino tinto joven de Rioja Alavesa.

Desde el Departamento de Agricultura, en su línea de establecer los medios precisos para apoyar y mejorar el desarrollo del sector agropecuario y la industria agroalimentaria, destinatarias de la producción del sector agropecuario alavés, y ante la posibilidad de disponer de una herramienta científica y objetiva, se estima de gran utilidad la instrumentación de una línea de ayuda para subvencionar a las bodegas alavesas, elaboradoras de vino tinto joven de Rioja Alavesa, la realización de análisis sensoriales, que puede aportar a sus vinos una diferenciación adicional que patente la calidad de sus caldos, y les permita mejorar su comercialización y venta.

Además para facilitar la recogida de muestras pone a disposición de las bodegas que soliciten la realización de los análisis de referencia, dentro de la convocatoria anual que se realice, las instalaciones de la Casa del Vino de Laguardia para centralizar en la misma, y en las adecuadas condiciones de depósito, la aportación de las muestras.

Para garantizar el cumplimiento de los principios de publicidad, transparencia, concurrencia, objetividad, igualdad, no discriminación y competitividad, por Decreto Foral 25/2014, del Consejo de Diputados de 6 de mayo, que aprueba las bases reguladoras de la convocatoria para la concesión de ayudas para financiar los gastos derivados de la realización de análisis sensoriales de los vinos tintos jóvenes de Rioja Alavesa, y su convocatoria para 2014, se propuso realizar convocatoria pública de ayudas para subvencionar hasta el 80 por ciento del coste de realización de análisis sensoriales conforme a las características, condiciones y requisitos establecidos en el Anexo a esta resolución, destinando para ello hasta 7.000,00 euros.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...