LLAMANOS 34 91 535 89 90

La recuperación del vino de Menorca

La apuesta por el vino de calidad en Menorca le ha dado la validez de indicación geográfica protegida y se sitúa al nivel de otras regiones con denominación de origen protegida.

Cultura del Vino | 2014-09-08 12:01:57


Un territorio y clima excepcional, así como el esfuerzo del factor humano se conjugan en el terrior menorquín, donde se ha recuperado el valor y calidad de los vinos que antaño producía este territorio insular. Una de las referencias más claras de la importancia del vino en la isla, fue con motivo del pacto de vasallaje del año 1231, en que las autoridades musulmanas obsequiaron con vino a los embajadores del Rey Jaume I. A partir de la ocupación de la isla por Gran Bretaña, en el año 1708, tuvo lugar un importante incremento de la población.

Este hecho sumado a que las naves inglesas realizaban su aprovisionamiento en el puerto de Mahón determinó un fuerte aumento de la producción de vino y de la extensión del cultivo de la viña.

En el siglo XIX se inició un proceso de recesión de la producción de vino en la isla de Menorca, siendo las principales causas. El final de la ocupación británica determinó la emigración de un importante número de persones y la reducción del comercio marítimo por el puerto de Mahón, lo que determinó la disminución del consumo. Por otro lado las enfermedades de la viña, en particular la filoxera, afectaron muy negativamente la producción.

Las últimas décadas, Menorca ha recuperado lentamente sus viñas, hasta alcanzar, en el año 2002, el sello de calidad ‘Vi de la Terra Illa de Menorca’, una indicación geográfica protegida que atestigua la calidad y procedencia de sus vinos. Actualmente existen diversas bodegas que han recuperado la tradición vitivinícola, ofreciendo unos vinos muy respetables.

Así, se embotella tinto de las variedades Cabernet Sauvignon, Merlot, Monastrell, Syrah y Tempranillo, esencialmente, con un color cereza brillante y aromas de especias y frutos rojos. Las variedades de vino blanco más usadas son Chardonnay (aromas de piña y plátano, vinos amplios y fresocs), Malvasía (con aromas vegetales y florales, vinos intensos), Macabeo, Moscatel, Parellada y Moll. Algunas de las bodegas ofrecen visitas a sus instalaciones y degustaciones de sus productos.

En la isla, además, se experimenta un importante interés por este apasionante mundo, y algunos establecimientos organizan catas y cursos. Además, muchos restaurantes de la isla han incorporado los vinos menorquines a sus cartas.

Turismo de menorca.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...