LLAMANOS 34 91 535 89 90

La región vitivinícola del Empordà. Vino e historia.

El Empordà, en el extremo nororiental de Cataluña, presenta un paisaje de contrastes, con los límites naturales de los Pirineos al norte y el mar Mediterráneo, con la espectacular Costa Brava al este, lo que convierte al Empordà en un lugar único, un territorio extraordinario entre mar y montaña, marcado por la presencia del viento del norte, la tramontana.

Enoturismo | 2015-06-05 11:39:03


Además de ser una tierra de gran belleza paisajística, con varios espacios naturales protegidos y un litoral espectacular de playas y calas, el Empordà posee también un gran patrimonio histórico y cultural: menhires y monumentos megalíticos, arquitectura gótica, arte románico, pueblecitos encantadores, el arte surrealista del genio Salvador Dalí…

Son 2.500 años de historia que hoy se pueden ver sobre el terreno, partiendo de Empúries y otros yacimientos arqueológicos de la Costa Brava, donde se conservan restos de prensas y fábricas de ánforas que muestran el gran comercio marítimo de nuestros vinos por el Mediterráneo durante la época romana.

En la edad media, cuando los viñedos crecían a resguardo de abadías y monasterios, las laderas de la montaña de Rodes se fueron escalonando en terrazas plantadas de cepas tuteladas por el monasterio de Sant Pere de Rodes, donde parece que sobresalió en el arte de elaborar vino el monje bodeguero Ramon Pere de Noves, a quién se le atribuye un tratado sobre esta materia. Sant Quirze de Colera o Santa Maria de Vilabertran constan también como propietarios de viñedos en el Empordà.

También perviven varias de las cooperativas creadas a partir de la década de 1930 para recuperar la viña y el vino; su visita representa una inmersión cultural mucho más importante que probar sus vinos, porque nos permite entender las estructuras sociales y económicas de los pueblos y su ámbito agrícola ampurdanés.

Todo un conjunto de atractivos a los que hay que sumar su gente y la buena gastronomía, con la particular cocina ampurdanesa y la nueva restauración, representada por figuras como Ferran Adrià, complemento ideal para los vinos de la DO (denominación de origen) Empordà.

La gama de vinos del Empordà es muy amplia. Los vinos tintos son de elevada calidad, con cuerpo, bien constituidos y armónicos, en ocasiones matizados por una cuidadosa crianza. En la zona se elaboran vinos blancos frescos y sabrosos, frecuentemente con variedades autóctonas, pero también otros monovarietales de notable calidad. También rosados, caracterizados por un color cereza bien definido, una gran personalidad y aroma delicado, frescos y de graduación alcohólica moderada.

Una singularidad de la comarca es la garnacha del Empordà, vino dulce natural elaborado con la variedad de uva que le da nombre. Generoso, con el sabor propio de la uva madura, cálido y sedoso, virtudes que lo convierten en un vino de postres excepcional, junto con el otro vino dulce propio de la zona, el moscatel del Empordà.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...