LLAMANOS 34 91 535 89 90

La Ruta del Vino Ribera del Guadiana.

17 municipios de Badajoz integran la Ruta del Vino Ribera del Guadiana, la oferta enoturística de Extremadura. Tierra de viñas desde tiempos inmemoriales y productora de tintos, blancos, rosados y cavas, la Ruta del Vino Ribera del Guadiana constituye también una propuesta innovadora para conocer el territorio a través de su historia, gastronomía, naturaleza, sus fiestas y folclore, sus tradiciones y una amplia oferta de actividades culturales, lúdicas y al aire libre.

Rutas del Vino | 2014-06-20 15:38:48


Sobrevolar en globo un viñedo al atardecer, observar los trabajos de poda o recogida de la uva mientras se conoce el proceso de elaboración del vino, dejarse llevar por los sabores de la excelente gastronomía local, asistir a un concierto en una sala de barricas, visitar una exposición de arte en una bodega histórica, alojarse entre viñedos, tomar un buen vino en un winebar o adquirir productos típicos en una tienda especializada son solo algunas de las experiencias que propone la Ruta del Vino Ribera del Guadiana.

Recorrer la Ruta supone una manera única de acercarse a un amplio territorio en las comarcas de Tierra de Barros, Zafra y Rio Bodión en la provincia de Badajoz. Todos los municipios integrados en la Ruta, diversos en cuanto a su patrimonio histórico, cultural y natural, comparten sin embargo su arraigado vínculo a la cultura del vino, el verdadero hilo conductor de este apasionante viaje.

La creación de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana, hace más de dos décadas, marcó el inicio de una gran evolución hacia la calidad en la producción de vino en Extremadura. Si bien existen vestigios de la elaboración del vino desde tiempos remotos, fue a partir de la puesta en marcha de la D.O. cuando se inició la transformación del sistema productivo de las bodegas, que en su afán por compartir esta cultura, abrieron sus puertas a los visitantes, haciéndoles partícipes de su riqueza a través de visitas guiadas, catas, maridajes, propuestas de restauración y otras experiencias singulares.

Hoy, la Ruta del Vino Ribera del Guadiana es una realidad enoturística que completará en pocos meses el proceso de certificación oficial del Club de Producto Rutas del Vino de España, promovido por  la Asociación de Ciudades del Vino de España (ACEVIN) y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, y se integrará así en este selecto grupo de destinos vitivinícolas que cumplen los elevados estándares de calidad fijados por la Secretaría de Estado de Turismo y ACEVIN con el fin de garantizar la calidad de la oferta enoturística.

Con más de 90.000 hectáreas de viñedo, la Ruta ofrece una enorme diversidad de atractivos que van desde su riqueza natural y paisajística a sus productos gastronómicos con denominación de origen, como por ejemplo, el propio vino Ribera del Guadiana, el Jamón Ibérico Dehesa de Extremadura, Torta de la Serena, Ternera de Extremadura, Cordero de Extremadura. pasando por vinaterías y enotecas con una oferta de vinos por copas muy amplia, y actividades culturales muy variadas que van desde exposiciones de pintura hasta eventos que aúnan vino y otras temáticas como cine,  teatro, tauromaquia, ….

Entre los más de 60 establecimientos ya adheridos a la Ruta del Vino hay bodegas que abren sus puertas e invitan a conocer sus vinos, su entorno natural, su historia e incluso las verdaderas obras de arte que esconden en su interior; restaurantes; hoteles y otros alojamientos con paquetes atractivos para todos los públicos; comercios especializados donde se pueden adquirir los vinos de Ribera del Guadiana y otros productos gourmet; museos del vino y empresas de actividades de todo tipo, como cursos de cata, paseos entre viñedos, rutas en burro, cicloturismo, circuitos termales en balneario y tratamientos de vinoterapia.

Durante 2013, la Ruta está poniendo en marcha un ambicioso plan de marketing, el cual creará un conjunto de experiencias singulares relacionadas con el mundo del vino, un rico y diverso programa de actividades enogastronómicas, ecoturísticas y culturales que se realizarán en el territorio con el fin de mostrar las excelencias turísticas y gastronómicas de la zona.

Enoturismo en la Ruta del Vino Ribera del Guadiana

Un total de 127 municipios conforman la Denominación de Origen, distribuidos en seis comarcas vitivinícolas, cada una de ellas con una oferta turística diferenciada y de calidad: Tierra de Barros, Zafra-Río Bodión, Ribera Alta, Ribera Baja, Cañamero y Montánchez. Tierra de Barros y Matanegra (Zafra Río Bodión) son las dos subzonas en las que se ha iniciado el desarrollo del producto enoturístico y serán las primeras en obtener, este mismo año, la certificación de ACEVIN que garantiza la adecuación de la Ruta del Vino Ribera del Guadiana a los máximos estándares de calidad en el enoturismo en España. En un futuro próximo, se ampliará el producto al resto de las subzonas.

Almendralejo, Villafranca de los Barros y Zafra constituyen los principales núcleos de población de una zona cuya identidad es eminentemente agrícola, dominada por el cultivo de la vid y el olivo, y con la dehesa como gran referente de explotación ganadera. El Salón del Vino y la Aceituna que se celebra cada año en Almendralejo reúne a todo el sector y a importadores y medios de comunicación de todo el mundo.  

La importancia internacional de la Feria Internacional Ganadera que tiene lugar en Zafra desde 1453 muestra también el lugar relevante de la ganadería en la zona.

El paisaje funde la tierra roja con hectáreas de viñedos y olivos en la zona de Los Barros, y de grandes extensiones de dehesas y bosque mediterráneo en La Sierra (estribaciones de Sierra Morena), con la Vía de la Plata como eje central que delimita en la comarca dos paisajes diferenciados: tierra rica en cultivos de vid, olivo y cereales al oeste, y zonas de sierra (Sierra de Hornachos y Sierra Grande) al este, que crea una frontera natural con la comarca de La Serena.

Una consolidada red de bodegas se ofrece al visitante, algunas de las cuales encierran auténticos museos, así como espacios para la exposición de productos, la realización de catas, experiencias con el bodeguero y otras actividades relacionadas con la enología y el mundo del vino. Pero además, nos encontramos con otros establecimientos como almazaras de aceite, secaderos de jamones, queserías que proponen visitas guiadas para conocer el proceso de elaboración de estos productos.

El  Museo de las Ciencias del Vino,  situado en Almendralejo es otro gran enclave de la Ruta del Vino, un espacio creado en una antigua alcoholera (referente del patrimonio industrial de Extremadura), donde el visitante puede conocer la historia del vino desde  la arqueología, el campo, la bodega y las ciencias, viajando a en un mundo de sensaciones, aromas, colores y sabores para descubrir la cultura del vino, así como participar en actividades lúdicas y educativas.

La gastronomía es, sin duda, el complemento estrella de la Ruta. Productos de calidad como el aceite de oliva, los quesos, el ajo, las setas, la caza y todos los alimentos derivados del cerdo ibérico se unen a los productos con denominación de origen e indicación geográfica protegida ya mencionados: vino, jamón ibérico, queso, ternera y cordero para hacer las delicias de cualquier visitante.

Las numerosas fiestas relacionadas directamente con el vino y la gastronomía como las Candelas en Almendralejo y la Fiestas de Vendimia en Villafranca de los Barros, declaradas de interés turístico regional, son otros de sus grandes atractivos. También cabe destacar la Batalla de La Albuera, evento en el que los vecinos de la localidad de La Albuera recrean una de las más cruentas batallas de la Guerra de la Independencia española, que tuvo lugar el 16 de Mayo de 1811 y enfrentó a las tropas napoleónicas contra españoles, ingleses y portugueses, así como una brigada alemana. La Fiesta de la Luna al Fuego en Zafra es una recreación ambiental y festiva del Siglo de Oro que se celebra durante el mes de junio.

Una oferta de restauración amplia y variada que va desde los grandes establecimientos hasta los pequeños locales tradicionales, hoteles, casas rurales y diferentes tipologías de albergues de calidad vinculados a la Vía de la Plata colmarán las expectativas de cualquier viajero, ya sean familias, parejas, grupos, amantes de la naturaleza, o viajeros de negocios.

Turismo rural y de naturaleza

Una vasta riqueza natural, que incluye zonas ZEPA, serranía, colonias de diversas aves, corredores ecoturísticos, refugios de sierra, cuevas y árboles singulares como el Olivo de la Tapada o el Árbol Gordo de Los Santos de Maimona se unen a diferentes aulas de interpretación de la naturaleza, centros de educación ambiental o centros de recuperación de la fauna salvaje configurando una amplia diversidad de propuestas en el ámbito del turismo rural y de naturaleza.  

El visitante encontrará, asimismo, un sinfín de actividades enfocadas al turismo ornitológico, deportivo y activo, con rutas ecuestres, en 4x4, senderismo, escalada, actividades de orientación, paseos en globo, pesca, piragüismo y cicloturismo, entre otros.

Patrimonio cultural e histórico

La ubicación geográfica de la Ruta del Vino Ribera del Guadiana, como cruce de numerosos caminos y culturas, y el trazado de la Vía de la Plata como itinerario de comunicación e intercambio de productos ha marcado estas tierras desde la Antigüedad, dejando un profundo legado histórico y cultural. La antigua calzada romana que unía las tierras extremeñas con Castilla y León, desde Sevilla hasta Gijón,  atraviesa verticalmente esta zona a su paso por las localidades de Medina de las Torres, Puebla de Sancho Pérez, Zafra, Los Santos de Maimona, Villafranca de los Barros, Almendralejo y Torremejía.
 
Un camino de más de 2.000 años de historia, la Vía de la Plata ofrece a todo aquel que la recorra un rico y diverso patrimonio monumental, etnográfico y arqueológico que la convierten en un singular museo abierto, repleto de yacimientos y poblados prehistóricos como los de San Marcos y Las Pijotillas. Destacan  el yacimiento arqueológico de Huerta Montero y el Disco de Teodosio, joya de plata más importante del mundo romano oriental. A lo largo de la Vía de la Plata, podemos encontrar muestras de arquitectura popular; castillos, conventos e iglesias, así como numerosos centros de interpretación.

Manifestaciones de arte rupestre, yacimientos arqueológicos prehistóricos como menhires y dólmenes, restos de villas romanas, yacimientos mineros, necrópolis prerromanas, ejemplos de arquitectura mudéjar, arquitectura solariega, religiosa y elementos etnográficos vinculados con la actividad agraria de la zona, como los torrejones de molinos aceiteros de Fuente del Maestre o los pósitos de grano de Aceuchal y  Hornachos.

Las Órdenes Militares, en particular las de Santiago y el Temple, han dejado una poderosa huella en la zona. Sus miembros, a la vez frailes y soldados, defendían desde la segunda mitad del siglo XII puntos estratégicos de las fronteras a cambio de extensas propiedades. De esa época perviven importantes construcciones defensivas y otros edificios asociados a las Órdenes Militares, entre ellos las Casa de la Encomienda de Calzadilla de los Barros, Los Santos de Maimona, Medina de las Torres y Puebla de Sáncho Pérez; el Palacio del Gran Maestre de Fuente del Maestre; la Casa fuerte palaciega de Valencia del Ventoso; el Castillo, Casa del Corregidor y Cárcel Real de Burguillos del Cerro; o el Castillo de Feria.

Destacan también en el plano cultural los vestigios del Ducado de Feria, cuya influencia se dejó sentir en la zona durante la época medieval en las 16 villas que conformaron el Señorío y que han legado numerosos ejemplos de Patrimonio Histórico monumental como La Casa de los Duques, en Alconera, el Alcázar fortaleza (hoy Parador de Turismo) y los Hospitales de Santiago, San Miguel y San Ildefonso en Zafra, el Monasterio franciscano de San Onofre, los castillos de Salvatierra de los Barros y Feria, o el Convento de las clarisas en La Parra.

Más placeres de esta tierra

La tradición artesana en la zona regala al visitante bellas muestras de bordados y bolillos en Villafranca y Almendralejo, localidad esta última en la que también destacan los trabajos de vidrieras y orfebrería, así como el tallado de piedra y mármol. Los visitantes también pueden contemplar el trabajo de los alfareros en las calles de Salvatierra de los Barros.

La Ruta dispone también de una oferta de salud y bienestar, representada por el Balneario El Raposo, en el municipio de Puebla de Sancho Pérez. Originario del siglo XIX, ofrece tratamientos basados en la aplicación de lodos naturales que se obtienen de sucesivos procesos de oxidación, reducción y fermentación, dando lugar a una peculiar composición y propiedades terapéuticas. Tratamientos reumatológicos, circulatorios y respiratorios, así como cosméticos, de vinoterapia y de relax y bienestar están entre sus principales aplicaciones.

Como complemento de la oferta agroturística se está desarrollando un proyecto de revalorización y recuperación de huertas moriscas, ubicadas en las proximidades de Hinojosa del Valle, Hornachos y Palomas. De carácter eminentemente familiar y originarias de los siglos XIV y XV, momento de permanencia morisca en el territorio, las huertas moriscas ofrecen una arquitectura tradicional de la época con reminiscencias de ingeniería hidrológica.

Los vinos de la Ruta

La creación de la Denominación de Origen Ribera del Guadiana marca el inicio de la gran evolución experimentada en las dos últimas décadas en la elaboración del vino en la zona, lo que ha conllevado una transformación del sistema productivo, adaptando para ello las bodegas, en una búsqueda del incremento de la calidad de sus vinos. Gracias a estos cambios, hoy forman parte de las guías más prestigiosas de vinos y se puede degustar un Ribera del Guadiana en cualquier lugar del mundo.

Destacan los vinos blancos jóvenes elaborados con las variedades macabeo y las autóctonas pardina, cayetana y eva de los Santos.  Actualmente, están elaborándose blancos fermentados en barrica que están despertando un gran interés en los entusiastas y críticos del vino. Los rosados, elaborados con las variedades tempranillo, merlot y syrah, gozan de una importante frescura y notas frutales, que los convierten en el perfecto de viaje en estas cálidas tierras. Los tintos tiene su máxima expresión en la variedad tempranillo, variedad que juega un papel fundamental desde los jóvenes, robles, crianzas y reservas, aunque también se están utilizando también variedades como el merlot, cabernet sauvignon, syrah.

La chispa de la Ruta: el Cava

La elaboración de cava es uno de los rasgos diferenciales de la Ruta del Vino Ribera del Guadiana. La ciudad de Almendralejo es la única en Extremadura que puede producir este vino espumoso de calidad bajo el método tradicional champenoise y a su inclusión en el Consejo Regulador del Cava.

Hoy son cuatro las bodegas que producen este tipo de vino espumoso: Bodegas Vía de la Plata, Bodegas Marcelino Díaz, Bodegas López Morena y Bodegas Romale, que apuestan por innovadores cavas,  vivos, frescos, rosados y llenos de brillantez.

Localiza y Reserva tu cata de Vino en Ribera del Guadiana

Rutas del vino: Ruta del vino de la Ribera del Guadiana

La Ruta del Vino de Ribera del Guadiana amplia el número de entidades colaboradoras

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...