LLAMANOS 34 91 535 89 90

La Ruta del vino de Tenerife, entre el mar y el volcán.

Las Islas Canarias, gracias a su accidentada orografía volcánica, a su situación subtropical y a su exposición constante a los húmedos vientos alisios, son un enclave privilegiado para el cultivo de la vid

Rutas del Vino | 2014-12-04 13:11:06


Los viñedos ocupan numerosas laderas desde el nivel del mar hasta bien por encima de los mil metros de altitud, tanto en plantaciones de tipo más o menos tradicional como en formas muy singulares, específicas de estas tierras tan especiales.

 En el archipiélago existen hasta nueve denominaciones de origen diferentes, si bien cinco de ellas se encuentran en la isla mayor, Tenerife. La Ruta del Vino de Tenerife discurre por dos de ellas: la D.O. Tacoronte-Acentejo y la D.O. Valle de la Orotava.

Buena parte del territorio isleño ha estado ligado desde antiguo a la agricultura y, muy especialmente, a la viticultura. De hecho, esta es la región que alberga más variedades autóctonas de las antiguas vides europeas, pues nunca llegó a sufrir el ataque de la filoxera y conserva prácticamente intacto el patrimonio genético de sus vides. De ahí procede, en gran medida, el carácter único de sus vinos.

En la Asamblea de la Ruta del Vino celebrada el 18 de marzo de 2010 se acordó por unanimidad aprobar la solicitud de la Orotava para integrarse en esta Ruta, que pasó a denominarse Ruta del Vino de Tenerife.

La Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo, ubicada en la vertiente norte de la isla de Tenerife, fue la primera D.O. reconocida en la Comunidad Canaria, y también ha sido pionera en la introducción de vinos de maceración carbónica y en la elaboración de crianzas y reservas.

Los vinos tintos constituyen la mayor producción de esta zona. Las variedades locales más difundidas son la Listán Negro y la Negramoll, dan vinos tintos que seducen al paladar por ser jóvenes y frescos, de aromas nuevos y afrutados que dejan un paso de boca amplio y suave, de gusto fragante, potente y de grandes resonancias.

Los vinos blancos han ganado un sitio destacado en la buena mesa por su intenso aroma afrutado y un paso en boca vivo pero al mismo tiempo armonioso y equilibrado. Están elaborados principalmente a partir de las variedades Listán Blanco, Malvasía, Gual, Moscatel y Verdello.

¿El maridaje?, pues como no podía ser de otra manera con los ricos platos canarios que se elaboran en esta región. Son platos típicos y recomendados “la vieja con papas arrugadas”, “el pulpo con pimienta verde”, “las lapas asadas”, “la morena frita”,etc., vinculados todos ellos al mar. Y debemos destacar también los típicos asaderos o restaurantes de carne a la brasa, donde se pueden encontrar platos tan tradicionales como el “escaldón”, el “puchero”, la “ropa vieja”, chorizos, chistorras, chuletas, etc. Sin que falten productos tan arraigados como el “gofio” o la “cebolla de Guayonge”.

Sol, brisa y tierra volcánica junto al mar en un clima diverso, generoso y estable, son los ingredientes naturales y únicos, que conjugan la sorprendente personalidad de los vinos con D.O. Tacoronte-Acentejo y que el enoturista podrá disfrutar.

 

Localiza y Reserva tu cata de Vino en Tenerife

En Tenerife gracias al clima se puede disfrutar del turismo del vino durante todo el año.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...