LLAMANOS 34 91 535 89 90

La tinta de Toro, atractivo enoturístico.

El desarrollo del turismo enológico en una zona como Toro significa una cierta rehabilitación de la economía, a través de una nueva fuente de ingresos que complementa las tradicionales rentas.

Enoturismo | 2017-02-21 14:15:38


Por sus características específicas el turismo del vino se configura como una de las actividades dinamizadoras más importantes a tener en cuenta en los procesos de desarrollo en zonas vinícolas donde se ha puesto en marcha.

Toro es una comarca vitivinícola muy arraigada históricamente, la calidad de su vino reside en gran parte en la variedad estrella, la tinta de toro, que en este terroir alcanza unas peculiaridades únicas.

El  factor  humano ha  estado  íntimamente  ligado  a  los  vinos  de Toro,  pues de  antiguo con la experiencia de generación en generación se plantan las variedades según el tipo de terreno:

Tinta  de  Toro:  Principalmente  en  terrenos  cascajoso  en  superficie, con  subsuelo arcilloso.

Malvasía. Principalmente para terrenos más ligeros y arenosos.

Garnacha Tinta. Igual que la Malvasía en terrenos arenosos.

Verdejo.  Se  adapta  a  todo  tipo  de  terreno,  prefiriendo  los  terrenos  ligeros,  cascajosos y con chinarros.

La  edad  del  viñedo,  con  más  de  un  50%  de  viñedos  con  más  de  40  años  de  edad,  el viñedo  prefiloxérico  existente,  la  forma  de  plantación,  en  vaso  más  del  75% de las plantaciones, los marcos de plantación generalmente anchos de 3 x 3, en marco real, excepto plantaciones muy antiguas en tresbolillo, el factor humano de  preservar  este  patrimonio vitícola,  así  como  la  variedad  autóctona  Tinta  de  Toro configuran las características intrínsecas de la uva, y por tanto de los vinos.

Los viticultores de la zona han defendido históricamente la variedad  autóctona Tinta  de  Toro perfectamente adaptada al terreno y climatología,  con  referencias  desde  el siglo VI, “Isidoro de Sevilla en sus  Etimologías”, similar    ampelográficamente  y  genéticamente  a  la  variedad Tempranillo  pero  de  menor  producción,  más  tánica,  rica  en  potasio,  menos  ácida,  de pulpa  ligeramente  antociánica cuando esta madura, y de vinos más concentrados y potentes.

La ausencia de plagas o enfermedades  endémicas,  excepto  el  odio,  que  es  tratado  por los  viticultores  de  manera  natural  con  azufre,  evita  la  utilización  de  productos fitosanitarios masivos, convirtiéndose la   uva prácticamente   en   ecológica.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...