LLAMANOS 34 91 535 89 90

La variación climática y su influencia en el vino.

Similarmente al suelo, la gran variedad de climas es directamente proporcional a la gran variedad de vinos.

Producción de Vino | 2016-02-18 10:05:55


Tanto la temperatura, como las precipitaciones, como la humedad ambiental y otras influencias del medio como puede ser la cercanía del océano, río o montañas, son todos factores que inciden en la calidad y cantidad de las uvas.

La geografía del cultivo de la vid en el mundo es una muestra evidente del carácter limitante del clima, de tal manera que, debido a la distribución de la temperatura en franjas sensiblemente paralelas en el globo (zonación térmica), el intervalo latitudinal extremo para su cultivo está aproximadamente entre 50° N y 40° S.

Asimismo, el carácter condicionante del clima se ve reflejado en la distinta vocación de las regiones, por ejemplo, la línea de Wagner divide el continente europeo en una zona, al norte, con influencia climática atlántica en la que se producen vinos de menor graduación alcohólica y mayor acidez, en general más afrutados, y en otra zona al sur, de influencia mediterránea, donde se producen vinos con graduación alcohólica alta, de relativa baja acidez y aromas que se exaltan con la crianza.

En los climas septentrionales los elementos más limitantes son los relacionados con el nivel energético suministrado a la planta, es decir, la temperatura y la insolación; por el contrario, en las zonas meridionales el nivel térmicoenergético suele ser suficientemente elevado y la actividad vegetativa se ve resentida por un déficit hídrico prolongado, especialmente grave en climas cálidos con escasas o inapreciables precipitaciones caídas en los meses más calurosos.

Así pues, podemos decir que en la geografía vitícola de calidad suelen predominar los climas templados, con un número de horas de sol al año elevado y precipitaciones normales o escasas pero bien repartidas.

En España se da una gran variedad de microclimas, lo que da lugar a terroirs diferenciados. La variedad de vinos y la diferenciación del resultado en una misma varietal, es debido a la riqueza paisajística y climática de nuestro país. La situación, la dirección y las peculiaridades de las unidades orográficas separan la influencia atlántica de la mediterránea, las áreas de influencia marítima y las de características continentales, las zonas elevadas y las más bajas.

En relación con la primera, un buen ejemplo son las DO Ca Rioja y la DO Ribera del Duero: en la primera, el cultivo del tempranillo, por ejemplo, no supera los 600 m, e incluso existen diferencias entre la zona septentrional y la meridional, mientras que en la segunda sobrepasa los 1000 m. Respecto a las características continentales extremas, son ejemplos interesantes el propio Tempranillo con relación a las peculiaridades de las diferentes adaptaciones y el Verdejo de la DO Rueda.

Ejemplos de vino de calidad determinados por el clima de la región:

􀂃 Vinos de Jerez y Sanlúcar: la mayor o menor incidencia de los vientos húmedos de poniente y la cercanía al Atlántico es uno de los factores que otorgan características diferentes a los vinos finos producidos en Jerez y a las manzanillas producidas en Sanlúcar de Barrameda.

􀂃 También podemos fijarnos en referencias internacionales, por ejemplo los vinos de licor de Sauternes: la acción del sol y de la humedad nocturna-matinal en el otoño de esta región de Burdeos favorece la acción de un hongo que al actuar sobre la uva provoca una mejoría en ésta para dar lugar a uno de los vinos licorosos más cotizados del mundo: el Sauternes. 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...