LLAMANOS 34 91 535 89 90

La variedad climática de la Isla de Gran Canaria donde nace un vino único.

La isla de Gran Canaria, también llamada "continente en miniatura" por la variedad de sus microclimas y paisajes, tiene una peculiar orografía que asciende paulatinamente desde la costa hacia el centro de la Isla, alcanzando en su cota más alta 1950 metros.

Cultura del Vino | 2017-02-28 14:28:10


La cumbre se encuentra rodeada por una serie de cráteres formados por la erosión y que configuran las cabeceras de los barrancos que descienden desde ahí hacia las diferentes vertientes, siendo los más pronunciados los que se dirigen al oeste y suroeste donde sus costas se presentan en acantilados. Algo más suaves aunque importantes son los que discurren por la zona norte y noroeste. La superficie total insular alcanza los 1600 km2 y sus costas 236 km de recorrido.

Es en el siglo XV, con la llegada de los conquistadores castellanos, cuando tiene lugar la introducción de la vid en el archipiélago. Este cultivo encuentra aquí condiciones óptimas tanto por lo que se refiere al clima, seco y soleado, como a las calidades del suelo. Gran Canaria, la primera isla conquistada por la corona de Castilla en el año 1483, destina, grandes extensiones de terreno al cultivo de la viña que, en un primer momento, se concentraron en las tierras bajas de Las Palmas, Telde, Agüimes, Arucas, y Galdar, para seguidamente extenderse hacia las medianías una vez que avanzaron las roturaciones y mejoraron las vías de comunicación.

Las cepas traídas por aquellos primeros colonos en palabras de Viera y Clavijo “ … pronto encontraron en la isla un clima y un suelo de lo más oportuna para su prosperidad…” porque los terrenos secos, ligeros, pedregosos, areniscos, mezclados de lava del volcán desmenuzada y que se levantan en cerros, colinas, lomos y laderas son los que ordinariamente producen los mejores vinos. La denominación de origen Gran Canaria, abarca la totalidad de la superficie insular.

Los viñedos están sobre suelos volcánicos muy fértiles. Debido a su formación en diferentes periodos geológicos, existe una gran variedad de suelos y en diversos estados de evolución, de ahí que haya terrenos porosos de ceniza volcánica y terrenos arcillosos poco permeables y de alta fertilidad. Las parcelas de cultivo van desde los 8 50 a los 1300 metros de altitud. Las condiciones climáticas de la isla son favorables para el cultivo de la vid, su relieve da lugar a diferentes climas y microclimas por lo que es imposible hablar de un único clima para toda ella, aunque por su situación atlántica, y la cercanía con la costa africana, presenta un clima dominado por los vientos alisios pero bajo la influencia cálida que proviene de las costas marroquíes (apenas a unos 100 km de distancia), esto hace que los cultivos tengan una características muy diferenciadores en función de la situación geográfica y la altitud a la que se encuentren.

En esta Denominación se encuentra incluida, pero diferenciada la comarca del Monte Lentiscal, ubicada entre el Monumento Natural de Bandama y el Paisaje Protegido de Tafira, territorio protegido por la Ley de Espacios Naturales de Canarias dentro de los términos municipales de Las Palmas de Gran Canaria, Telde y Santa Brígida.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...