LLAMANOS 34 91 535 89 90

La viticultura, el genésis del vino

Todos aquellos que me conocéis (o estáis empezando a hacerlo) sabéis que mi tendencia es ir al origen de las cosas, de acompañar en sus primeros pasos a todo aquello que nos llena y nos conmueve, que nos hace vibrar y emocionarnos, en definitiva, aprender e impregnarnos de nuestras pasiones. Autor: Daniel Hernández

Historias del Vino | 2016-04-13 10:29:41


En este caso, como no podía ser de otra forma haremos referencia al vino… ¿De qué os creías que estaba hablando?
 
Pues bien, si lo que queremos es ir a la raíz del asunto, como algún@s ya habíais sugerido, debemos hablar de la viticultura.
 
A medio camino entre la ciencia y el arte nos encontramos con esta rama de la fruticultura. Del latín vitis (vid), consiste en la práctica del cultivo de la vid.
 
La persona encargada del desarrollo de dichas tareas es el viticultor, figura imprescindible para el buen hacer de la actividad, sobre sus espaldas recae la enorme responsabilidad de planificar y gestionar el viñedo, para así, según los objetivos que se tengan, llegar al final del trayecto con éxito.
 
El estilo del vino y la filosofía de la bodega marcarán las acciones a implementar sobre el terreno. Es como el ajedrez, una partida con la madre naturaleza.
Pura estrategia, nuestros movimientos en el tablero, o en la viña, determinarán las futuras acciones, y nuestro adversario, que se puede presentar en forma de plaga, inclemencia climatológica, falta de adaptación, fluctuaciones de mercado… y nuestra respuesta ante ellas, determinarán la consecución de los objetivos.
 
Hay diversas dudas que se plantean ante la difícil tarea de planificar y gestionar un viñedo, ¿Qué tipo de suelo tengo? ¿Qué factores de clima hay? ¿Viticultura convencional, biodinámica, ecológica? ¿Qué variedades plantaré? Y muchas otras cuestiones que dependerán del objetivo final, de si queremos elaborar un vino de alta expresión o por el contrario nos decantamos por las grandes producciones para consumo de masa. Todas estas cuestiones técnicas nos obligarán a ir en una dirección u otra.
 
Estamos ante el génesis del vino, el inicio de un largo camino que acabará en nuestra copa haciéndonos disfrutar de momentos inolvidables, aquellos que permanecerán de manera eterna en nuestro recuerdo.
 
El terreno se plantea como un lienzo en blanco donde el viticultor debe pintar su viñedo, tener la sensibilidad con su entorno para interpretar lo que pide, lo que cuenta acerca de sus necesidades, para luego con gran esfuerzo y dedicación, obtener el fruto deseado, ese momento óptimo de maduración donde pasar el testigo al enólogo para cerrar el círculo en la bodega. 
 
Este arquitecto nos concede al resto de los mortales la oportunidad de compartir su trabajo en forma de vino, sin ser conscientes en muchos casos del enorme esfuerzo que hay detrás.
 
Que sirvan estas palabras para agradeceros vuestro coraje. De todo corazón, Gracias!
 
Salud y hasta el próximo post!
 
 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...