LLAMANOS 34 91 535 89 90

Las características de los vinos menorquines.

La zona de producción de uva y de elaboración de vino con derecho a la mención “Illa de Menorca / Isla de Menorca” comprende todos los municipios de la isla de Menorca. Un vino muy especial, en una isla única.

Cultura del Vino | 2017-02-20 11:25:36


Este reconocimiento del vino de la isla de Menorca es el resultado de la tradición histórica de elaboración de vinos en Menorca. Se podría decir que desde siempre se ha elaborado vino en la isla, con épocas de mayor o menor esplendor; pero siempre ha existido el vino menorquín.

La viña se cultivó en Menorca durante el Imperio Romano y se mantuvo incluso entre los musulmanes. Su época de esplendor llegó en el siglo XVII. Recuerdo de su legendario cultivo son los numerosos lugares conocidos como “viña” que se encuentran por toda la isla.

El cultivo de la viña en Menorca se basa actualmente en variedades nobles de elevado prestigio internacional. Estas variedades son comunes en diversas regiones vitícolas y tienen unos caracteres varietales que les son específicos. Sin embargo, dichos caracteres naturales, ligados al patrimonio genético de la variedad, se expresan de manera diferente según el clima regional, el terruño, las prácticas culturales en el viñedo y la tecnología en la bodega.

Los viticultores menorquines gozan de una elevada experiencia, lo que les permite realizar unas prácticas culturales adecuadas al medio vitícola en el que se encuentran. El diseño de las plantaciones y las prácticas culturales son esenciales para la adaptación de la viña al medio vitícola menorquín.

Su conocimiento les permite la elección del punto óptimo de vendimia para cada una de las variedades. Los controles de maduración y el estado sanitario, por su parte, permiten establecer el momento de recogida de la uva y la selección de los racimos. La cosecha se realiza con el mayor esmero de forma manual.

El conocimiento del viñedo se complementa con la profesionalidad de los bodegueros que trabajan en cada una de las empresas elaboradoras. Éstos, trabajan en los diferentes procesos de elaboración actuando sobre el rendimiento de prensado, la fermentación a temperatura controlada, los desfangados de mostos y vinos, las clarificaciones y las estabilizaciones adecuadas.

Los factores naturales de Menorca, unidos al “saber hacer” de cada uno de los viticultores y bodegueros, hacen que el vino menorquín tenga unas características que le han proporcionados una elevada reputación.

En líneas generales se puede referir a las características de los vinos menorquines como:

Vinos tintos: Son vinos de color cereza brillante. En boca son vinos redondos, de dimensión mediana, bien estructurados y equilibrados.

Vinos blancos: Son vinos de color amarillo pálido brillante o amarillo dorado con reflejos verdosos. Sabrosos, afrutados, frescos, secos y de elevada intensidad y persistencia.

Vinos rosados: Son vinos de color cereza, relucientes, de paladar untuoso. Presentan aromas a frutas rojas (ciruelas y fresas), de intensidad media y de elevada persistencia retronasal.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...