LLAMANOS 34 91 535 89 90

Las catas de vino son formación…pero ¿llevan factura con IVA o no lo llevan?

Resulta una duda frecuente entre los sumilleres conocer si la celebración de catas de vino llevan IVA o no lo llevan. En este artículo queremos analizar en qué casos las catas llevan IVA y en cuáles no.

Legislación del Vino | 2017-02-14 13:26:56


Los sumilleres pueden organizar y celebrar catas de dos formas distintas:

  • Como trabajadores por cuenta ajena ( en este caso tienen contrato de trabajo, nómina y alta en la seguridad social.
  • Como autónomos.

¿Los sumilleres tienen que darse de alta en Hacienda?

Los sumilleres que trabajen por cuenta ajena y celebren catas, los ingresos provenientes de dicha actividad son considerados rendimientos del trabajo personal, cuyo origen es un pagador diferente al habitual. Son considerados así porque se estima que, de no ocupar ese puesto en esa compañía, probablemente no se daría esa formación.

En este caso las catas se retribuyen con un mero recibo donde constan los datos fiscales del formador (sumiller) aplicando una retención por IRPF (que ingresará por cuenta del sumiller la entidad organizadora). Luego, esos ingresos deberán reflejarse en la declaración de la renta como rendimientos del trabajo personal, aunque el pagador sea distinto del que mensualmente nos abona la nómina. ¿Hay un mínimo? No. ¿Hay un máximo? Tampoco. No tenemos que comunicar nada en Hacienda.

Otra situación sería que se ejerciera la sumillería de manera continua, ofreciendo y celebrando catas de forma continua.  Entonces aquí la formación se transforma en una actividad económica independiente y el sumiller debe darse de alta en Hacienda en el correspondiente epígrafe profesional como formador, lo que conlleva la obligatoriedad de practicar retenciones en las facturas que no vayan destinadas a particulares.  Y si los ingresos sobrepasan el Salario Mínimo Interprofesional deberá darte de alta como autónomo en la Seguridad Social.

Si no estamos trabajando por cuenta ajena y damos formación, sea la que sea, entonces estamos ante una actividad económica y como tal debemos darnos de alta en Hacienda.

¿La formación lleva IVA o no?

En respuesta a esta pregunta hemos de señalar que:La formación está exenta de IVA cuando la materia impartida está incluida en cualquier plan oficial de estudios del Ministerio de Educación.”

La competencia para determinar si las materias que son objeto de enseñanza por un determinado centro educativo se encuentran o no incluidas en algún plan de estudios del sistema educativo a efectos de la aplicación de la mencionada exención y teniendo en cuenta a tal fin los criterios anteriormente expuestos, corresponde al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Es decir, las catas de vino, se han de facturar con IVA al 21% porque no forma parte de un plan de estudios del ministerio.

Las categorías de enseñanza exenta de IVA son las siguientes:
– la enseñanza escolar, universitaria y de postgraduados,
– la formación y reciclaje profesional,
– la enseñanza de idiomas,
– la educación de la infancia y de la juventud,
– la guarda y custodia de niños, incluidos los servicios en el comedor escolar o en aulas en servicio de guardería fuera del horario escolar.

También es muy importante que no olvidemos que si el destinatario de nuestra factura de formación es un profesional/empresario, dicha factura deberá llevar aplicada la correspondiente retención profesional por IRPF. Que la formación esté exenta de IVA,  no significa que no debemos aplicar retenciones por IRPF en las facturas.

¿Qué sucede si me pagan la cata de vino por adelantado y luego me dicen que es un profesional o empresario?

En estos casos, la factura emitida por la formación debe llevar la retención correspondiente por IRPF. Si te ha pagado la cata incluyendo esa retención, lo correcto es ponerse en contacto con el alumno y devolverle la parte de la retención para que haga el correspondiente ingreso en Hacienda con el modelo 111.

¿Estoy obligado a tener una serie específica para estas facturas?

La respuesta es NO. No estoy obligado a tener una serie especifica, aunque mi experiencia indica que hacer series en una tipología de facturación permite un mejor control de las mismas. Por ello, yo recomiendo hacer series en las facturas de formación, o de comercialización de vino.

Y con relación al registro en los Libros de Ingresos, se hace como el de cualquier otra factura.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...