LLAMANOS 34 91 535 89 90

¿Las condiciones de conservación son las mismas para todos los vinos?.

Debemos recordar que el vino es algo vivo, que una vez en la botella sigue evolucionando, sufre una serie de cambios fisicoquímicos que determinan el resultado final al abrir la botella.

Consejos sobre el Vino | 2015-12-15 11:35:31


Un vino puede estar reducido, haberse oxidado, tomar gusto a los mohos del tapón y salir de la botella con algún defecto. Estos defectos normalmente son consecuencia del no adecuado estado sanitario de la uva, de un proceso enológico no cuidado, de un entorno en la fermentación no adecuado, de unos defectos de evolución, en la barrica, etc., pero también pueden ser, al menos algunos de ellos consecuencia de una mala conservación de las botellas.

Hay botellas cuyo contenido está en parte protegido por el color del vidrio, por el grosor del mismo, etc. Pero también hay vinos más o menos sensibles en su conservación hasta ser consumidos.

No es fácil establecer unas condiciones de conservación del vino como tampoco es fácil establecer las condiciones de consumo adecuado para cada vino, si la biodiversidad existe en el mundo vivo, la diversidad en los vinos no es tampoco despreciable. No es lo mismo conservar un buen vino de guarda, que un vino joven, un blanco, un rosado o un tinto, pero está claro que las condiciones en que se conserva un vino, la temperatura, la luminosidad que llega hasta él e incluso la humedad ambiental, pueden producir problemas al abrir una botella.

Si el vino debe reposar en botella un cierto tiempo, definido tanto en tintos de crianza y reserva, en cavas y en blancos criados en barrica, que determinan las normas para el tipo de vino o las bodegas y que muchas veces incluso especifican en las etiquetas tras su embotellado y puesta en el mercado. No es menos cierto que en distribución, en los puntos de venta y en almacenamiento en restauración o en casa, el vino debe estar adecuadamente conservado.

Está claro que todo vino tiene una curva de vida que ya hemos comentado, pero no es menos cierto que algunos grandes vinos mantienen algunas, o incluso la mayoría de sus cualidades, tras muchos años si están bien conservados, mientras otros evidentemente no mantienen sus atributos.

Pero realmente son las crianzas, blancos y rosados los vinos que más deben cuidarse en su conservación y no es menos cierto que en distribución, almacenes mal acondicionados (húmedos en unos sitios y auténticos hornos en otros), no contribuyen a mantener la tipicidad y la calidad de los vinos, como tampoco contribuye ese foco dirigido directamente a la botella en un expositor y por supuesto mucho menos conservar el vino junto a la plancha de un bar, si vemos esto también deberemos recapacitar en la forma con que guardamos el vino en casa, en qué condiciones, dónde y cómo.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...