LLAMANOS 34 91 535 89 90

Las Denominaciones de Origen en España: La Denominación de Origen Protegida vinos de la Sierra de Salamanca.

Conoce más datos sobre la D.O.P Vinos de Sierra de Salamanca. Cuáles son sus vinos, sus cualidades especiales y variedades de uva, las hectáreas de cosecha o donde comercializan sus vinos.

Denominaciones | 2014-08-13 16:48:01


I. La situación

El área geográfica de la D.O.P. Vino de Calidad de Sierra de Salamanca está ubicada al Sur de la provincia de Salamanca y tiene una superficie de 482,10 Km2.

Esta delimitación se trazó en el Estudio Justificativo comprobando los factores climatológicos, geomorfológicos, edáficos, geográficos, culturales y socio-económicos del área tradicional de producción vitivinícola de la comarca, llegando a la demarcación de la zona idónea para la producción de vinos de alta calidad.

El territorio se caracteriza por una orografía tortuosa a la que se adaptan las parcelas de viñedo dispuestas en bancales en las laderas sobre el río Alagón y sus afluentes.

La zona de producción comprende 26 municipios, siendo estos: Cepeda, Cristóbal, El Cerro, El Tornadizo, Garcibuey, Herguijuela de la Sierra, Lagunilla, Las Casas del Conde, Los Santos, Madroñal, Miranda del Castañar, Mogarraz, Molinillo, Monforte de la Sierra, Montemayor del Río, Pinedas, San Esteban de la Sierra, San Martín del Castañar, San Miguel de Valero, Santibáñez de la Sierra, Sequeros, Sotoserrano, Valdefuentes de Sangusín, Valdelageve, Valero y Villanueva del Conde.

Suelo y Clima

Los suelos de la zona, a diferencia de la generalidad de las comarcas vitivinícolas de Castilla y León, tienen carácter ácido; esto, lejos de ser un factor limitante, confiere a los vinos una identidad particular.

La textura es mayoritariamente franco-arenosa, muy adecuada para el cultivo de la vid. Imprime a los vinos que se elaboran unas características organolépticas singulares y de calidad.

En la zona noroeste del estudio hay suelos con una textura francolimosa, donde la orografía es más marcada, y en el sur, donde hay una menor pendiente, la textura es limosa.

El clima es mediterráneo húmedo, con inviernos relativamente cortos y no muy fríos y veranos largos, calurosos y secos. En otoño y primavera abundan las precipitaciones, con valores superiores a los 1.000 mm anuales, que compensan la baja capacidad de retención de agua de los suelos.

Este microclima es muy adecuado para el cultivo de la vid: los veranos secos con noches frías ayudan a la correcta maduración de la uva manteniendo una buena acidez y desarrollando los aromas característicos de las variedades de nuestra zona.

Dentro del microclima de la Sierra podemos encontrar variaciones muy importantes debido a la gran diferencia de altura entre viñedos. Encontramos cepas desde los 400 m hasta casi los 1000m confiriendo esto una amplia gama de caracterización de los vinos.

II.- Variedades

La Sierra de Salamanca es un paraíso de diversidad a todos los niveles.

En el viñedo encontramos un gran abanico de variedades diferentes, muchas de ellas autóctonas. Durante el estudio previo para la obtención de la DOP se catalogaron y estudiaron gran diversidad de cepas, encontrando entre ellas variedades desconocidas hasta el momento.

Rufete

Variedad autóctona y predominante en la zona. Se caracteriza por estar altamente adaptada a la zona, con un racimo de tamaño pequeño y apretado y con un grano de tamaño medio – grande y hollejo medio – fino. Es una variedad sutil, de compleja elaboración, que aporta aromas delicados con recuerdos a frutas rojas y especiados, con taninos dulces y suaves que aportan elegancia y complejidad a los vinos.

Otras variedades a destacar en el territorio son la Garnacha tinta y el Tempranillo conocidas en la zona cómo Calabrés y Aragonés respectivamente. Ambas son clones de la variedad principal, estando adaptadas a las peculiares características de la Sierra debido a un proceso evolutivo y adaptativo de varios siglos. Esto les confiere pequeñas características diferenciadoras de la variedad en general.

En el reglamento se establece cuáles son las variedades de uva aceptadas para la elaboración de Vino de Calidad de Sierra de Salamanca y su producción máxima. Se ha querido potenciar y proteger a variedades autóctonas o muy adaptadas a la zona, con demostrado potencial enológico.

En el Estudio Justificativo se hicieron análisis genéticos de las variedades del territorio. Esto permitió descubrir que las cepas que tradicionalmente se habían nombrado como verdejo eran una variedad completamente nueva y para nada relacionada con esta variedad. La teoría imperante hasta el momento suponía que era la variedad Verdejo adaptada al suelo y clima de la zona. Con este estudio se demostró que es una nueva variedad blanca autóctona de la Sierra de Salamanca, a la que el ITACyL ha denominado temporalmente Verdejo Serrano.

Las micro-vinificaciones experimentales de vino blanco elaboradas hasta el momento están dando unos resultados excelentes en cuanto a potencial enológico de la Verdejo Serrano; obteniendo vinos de sorprendente acidez, untuosidad y con aromas muy característicos

III. Datos de Interés:

Héctareas cultivadas: 78.98 Ha

Vendimia año 2013: 278 533 kg

Número de bodegas adscritas: 6

Provincias españolas en las que está presente: Salamanca

IV.- Consejo Regulador:

Edifici de la Estació Enològica, Passeig Sunyer 4-6 1er. - 43202 Reus

V.- Características generales de los vinos de Sierra de Salamanca

El Reglamento de la DOP establece los sistemas de vinificación a seguir para la obtención de vinos de alta calidad. Partiendo de las variedades aceptadas se pueden elaborar vinos blancos, rosados y tintos; pudiendo envejecer en barrica estos últimos.

Crianza de los vinos:

• Crianza: vinos tintos con un período mínimo de envejecimiento de 24 meses, contados a partir del 1 de noviembre del año de vendimia, de los que habrán permanecido al menos 6 meses en barricas de roble de capacidad máxima de 330 litros.

• Reserva: vinos tintos con un período mínimo de envejecimiento de 36 meses, contados a partir del 1 de noviembre del año de vendimia, de los que habrán permanecido al menos 12 meses en barricas de roble de capacidad máxima de 330 litros y en botella el resto de dicho período.

• Gran reserva: vinos tintos con un período mínimo de envejecimiento de 60 meses, contados a partir del 1 de noviembre del año de vendimia, de los que habrán permanecido al menos 24 meses en barricas de roble de capacidad máxima de 330 litros y en botella el resto de dicho período.

• Envejecido en roble: los vinos tintos que hayan permanecido en barrica de roble de capacidad máxima de 600 litros indicando, en meses o años, el tiempo de permanencia en dicha barrica.

Sobre las denominaciones de Origen

El sistema español de las Denominaciones de Origen es el fruto de la experiencia adquirida en el transcurso de muchos años.

Los antecedentes de la utilización de nombres geográficos en territorio español se pierden en la Historia, particularmente en lo que se refiere a vinos y aceites de oliva.

La primera reglamentación en el ámbito nacional en materia de Denominaciones de Origen la constituye el Estatuto del Vino de 1932, aprobado por decreto el 8 de septiembre y elevado a Ley el 26 de mayo de 1933. La actividad durante el periodo de 1932 a 1972 fue muy intensa, en las 28 zonas geográficas que reconocía como Denominaciones de Origen el artículo 34 del Estatuto del Vino, fueron constituyéndose sucesivamente los respectivos Consejos Reguladores que redactaron las correspondientes propuestas de Reglamento.

En 1935 se aprobó el primer Reglamento de Denominación de Origen correspondiente a las D.O. Jerez-Xéres-Sherry y Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, con un Consejo regulador Común. En 1937 fue aprobado el Reglamento de la D.O. Málaga. Después de una pausa de 8 años obligada por la penosa Guerra Civil (1936-1939). En el trienio 1945-47 se aprobaron los Reglamentos de Montilla-Moriles, Rioja y Tarragona, y en el periodo 1954-60 los de Priorato, Alella, Utiel-Requena, Valencia, Alicante, Ribeiro, Valdeorras, Cariñena y Penedés.

Condado de Huelva, Valdepeñas, La Mancha, Jumilla, Almansa, Méntrida y Navarra consiguieron la D.O. entre los años 1963 al 1966. Y así hasta llegar al año 2002 donde se cuentan un total de 59 D.O. y 3 menciones especiales de calificación: Vinos Espumosos Método Tradicional, Vinos de la Tierra.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...