LLAMANOS 34 91 535 89 90

Las embotelladoras de depresión o a vacío del Vino.

En vinos jóvenes el embotellado se realiza al finalizar la estabilización por frío, mientras en vinos sometidos a un proceso de crianza en barrica se procede a embotellarlos al finalizar dicho período de crianza.

Cultura del Vino | 2014-07-16 00:00:23


El llenado, embotellado o tiraje consiste en llenar las botellas hasta un volumen preciso de vino, dejando el espacio vacío necesario para la puesta del tapón más una cámara de aire que permita cierta dilatación.

En el proceso de embotellado se debe controlar especialmente las condiciones higiénico – sanitarias en las que se desarrolla la operación, ya que así la será mejor la conservación del producto final.

A la hora de embotellar se vigila el nivel de llenado. Si el nivel de llenado es pequeño, quedará una gran cámara de aire entre la superficie del vino y el corcho, y que a la larga puede perjudicar a la calidad del vino.

La existenciade cámara de aire en el interior de la botella tiene sus pros y sus contras.

Un tipo de embotelladora utilizado responde al nombre de embotelladora de depresión o a vacío. Se trata de máquinas apropiadas para envasar vinos tranquilos, en el que no tiene gran importancia la conservación del CO2.

Se trata de las embotelladoras más extendidas por las bodegas, gracias a su construcción sencilla, a su facilidad de limpieza y desinfección, así como a su precio módico y a su exactitud de llenado. La entrada del líquido en la botella, con apertura de la válvula de llenado, ocurre cuando la botella presionada levanta la válvula, la abre y establece con ella una igualdad de presión. Para ello es necesario que la botella sea hermética, es decir, esté en buenas condiciones.

La compensación de presión corresponde a la altura de la depresión aplicada en la caldera de llenado y la botella. En este caso, el vino penetra en la botella con presión de caída.

Las 24 horas que preceden al embotellado la botella debe conservarse de pie para permitir la perfecta adaptación del tapón al vidrio del cuello, sin dar lugar a pérdidas de líquido, probables en cambio si las botellas se acuestan inmediatamente. Con la botella acostada se impide, además, el desarrollo de los hongos parásitos del corcho, los cuales no pueden desarrollarse en el corcho inmerso en el vino. Se obstaculiza también el desarrollo del olor a tapón producido por tales hongos.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...