LLAMANOS 34 91 535 89 90

Las potencialidades del vino blanco en España

Aunque en España se valora mucho el vino tinto, los blancos han mejorado mucho en las últimas décadas, como demuestran los albariños de Rías Baixas, los chardonnays navarros, y los verdejos de Rueda.

Cultura del Vino | 2014-11-04 12:12:59


En España el vino blanco se potencia cada vez más y hay una rica gama de variedades, las cuales tienen una alta calidad. Cada variedad de uva tiene aromas y sabores característicos, reconocibles en uvas  cultivadas incluso en diferentes regiones. Por ello, su personalidad es distintiva, aunque varía mucho su estilo según el clima de donde proceden. No es lo mismo una uva albariño gallega, cultivada en un clima fresco y húmedo, que esta misma variedad en el continente australiano, por poner un ejemplo donde tiene el vino más cuerpo, con menor frescor y finura.

Las mejores variedades y de mayor calidad, si atendemos las preferencias de los consumidores, así como los concursos de vino (donde se cata a ciegas, así denominado no por cómo terminan los catadores tras su ingesta, sino por desconocerse la marca del vino), son la verdejo y la albariño. Ambas poseen una personalidad diferencial: muy afrutada y floral, de equilibrado sabor y gran sensación de frescor la uva gallega (albariño); mientras la castellana (verdejo) es más austera en aromas, de gran cuerpo, con buen grado  y un grato amargor  final que  le  aporta  mucha  permanencia  de  sabor  en  la  boca (persistencia).

En el vino blanco se destaca mucho lo aromático que llega a ser. En España la uva albariño es la más intensa entre las blancas. Y en Europa es la riesling, uva del valle del Rin y Mosela en Alemania; durante años se pensó que eran la misma variedad, y había sido traída por los monjes germanos en su recorrido por el Camino de Santiago. También la chardonnay es una gran variedad blanca, originaria de La Borgoña, plantada ahora en numerosas regiones vinícolas del mundo por su gran calidad, aunque  no resulta excesivamente aromática. Sus virtudes son otras (cuerpo, estructura), y en España sus mejores vinos proceden de las regiones pirenaicas: Navarra, Somontano y Cataluña.

Para incrementar de forma natural los aromas de un vino blanco, se realiza una maceración con las pieles, sus hollejos, donde se concentran los aromas; es decir, una vez que entran los racimos en la bodega, se estruja la uva en unos rodillos, para que fluya el mosto, pero se deja unas horas en contacto con sus pieles, para que absorba los aromas. Éste es el caso de los actuales vinos blancos de Rueda, de uva verdejo, que poseen gran paladar pero son cortos en aromas, aunque han mejorado mucho por la maceración pelicular, así como por la adición de un pequeño porcentaje de la aromática uva Sauvignon Blanc, que también se cultiva en esta región castellana. El resultado son vinos con nariz herbácea, muy sugerente y con personalidad.

 

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...