LLAMANOS 34 91 535 89 90

Las quince principales uvas tintas de los grandes vinos argentinos.

Los principales cepajes tintos de argentina son: Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot, Syrah, Pinot Noir, Sangiovese, Bonarda, Tempranillo, Sauvignon Blanc, Semillón, Chardonnay, Torrontés, Chenin, Riesling, y Viognier. Autor: Margarita Badano

Blog del Vino Argentina | 2014-09-26 11:57:16


Cabernet Sauvignon
Se lo conoce en todo el mundo como el rey de los cepajes tintos, original de Bordeux, encuentra en la Argentina. Tiene granos mínimos apretados y de un intenso color azul negruzco. Este cepaje depara un vino viril, de joven muy cargado en tanino, que adquiere con el tiempo una opulencia aterciopelada. Después de algunos años en madera y botella alcanza el pico de la perfección.

Exige suelos secos y áridos. Por eso aunque la variedad crece en todas las zonas vitivinícolas del país, es en Mendoza donde alcanza su más alto nivel produciendo vinos con aromas y sabores a frutas rojas maduras, con taninos dulces que brindan a los vinos cuerpo sin llegar a ser agresivos. En Cafayate, adquiere particularidades muy interesantes con tonos aromáticos que recuerden al pimiento rojo.

Malbec
La mayoría de los expertos internacionales coinciden en señalar al Malbec argentino como el mejor del mundo, originario de Bordeux, donde se usaba para realzar el color y la textura de los tintos. En la Argentina la variedad más fina y con más extensión de cultivo se encuentra en Mendoza. Cuando es joven tiene una notable concentración de aromas fr utados, especialmente a ciruelas maduras. No es un varietal que necesite imperiosamente de un añejamiento prolongado, no obstante lo soporta bien, sobre todo si fue estacionado en barricas nuevas de roble.

Merlot
Es una cepa aligeradora, tiene en general vinificación liviana. De menos cuerpo, un bouquet más débil y menos capacidad de añejamiento que el Cabernet Sauvignon. Es ligero y puede beberse joven pero aceptan ciertas formas de vinificación que los convierte en enjundiosos y rotundos; como cuando se los elabora con largo contacto de los hollejos con el mosto. Su perfil aromático se asemeja al del Cabernet por la franja de las frutas rojas y especias, aunque carece de la reciedumbre tánica del mismo. Sus terruños preferidos son Mendoza y el Alto Valle del Río Negro.

Syrah
Esta uva es de origen mediterráneo. Es cepaje clave de genéricos famosos. Se elabora por maceración tradicional prolongada para enfatizar color y taninos. Elude la madera y el envejecimiento sucede en botella. Es vino de guarda con reconocido aroma a violetas y especias, es de cuerpo más débil que el Malbec y el Cabernet Sauvignon, pero muy rico en extractos. Los años lo redondea y sensualiza.

Pinot Noir
Uno de los más antiguos cultivados por los romanos. La noble variedad es la base de los vinos de Borgoña y es imprescindible en la formula del Champagne vinificado en blanco.
En su juventud posee una amplia gama de aromas frutados de la franja de las frutillas, las frambuesas y grosellas. También pueden aparecer tonos terrosos y un dejo a remolachas hervidas. Con la evolución adquiere notas de almendras tostadas y frutos secos Vinos muy elegantes, las pocas bodegas que lo producen, los hacen ligeros, sin complejidades.

Sangiovese
Cepaje emblemático de Toscana, donde da lugar al Chianti y al Brunello. Durante largos años fue poco desarrollado, hoy se elabora en Argentina para los mercados internacionales, donde es muy apreciado por su liviandad y frescura, es frutado con matices florales que recuerdan a violetas, durante el añejamiento en botellas adquiere un bouquet a pasas de uva.

Bonarda
Otra variedad italiana que siempre contó en nuestro país con una importantísima superficie de cultivo. Es muy utilizado como vino de corte especialmente con Malbec. Como varietal resulta un vino directo, franco, con frutas rojas y buena vinosidad, sin mayores complejidades.

Tempranillo
Variedad de La Rioja, España. Aunque hace mucho se la cultiva en el país, hace muy poco se lo emplea para elaborar vinos finos. Esta inquietud nació a través de la demanda del mercado externo, que vio en este cepaje un buen potencial como productor de tintos sólidos, intensos, muy apropiados para la crianza en roble americano. Su aroma tiene una buena concentración de frutas rojas maduras, principalmente ciruelas y grosellas, con algo de frutos secos. Luego de algunos años, el Tempranillo evoluciona hacia un bouquet complejo y envolvente con notas maderizadas y tostadas.
Principales cepajes blancos que se cultivan en Argentina.

Sauvignon Blanc
Cepaje de moda, aromático, herbáceo, con cierto perfume a yesca por lo que suele calificarse como sutilmente ahumado. Su implantación es escasa, a pesar de esto y merced al adecuado manejo del viñedo y una cuidadosa elaboración, están apareciendo en el mercado Sauvignon Blanc de muy buena calidad. En Argentina se vinifica en toneles chicos de madera con excelentes resultados.

Semillón
Originario de la región de Bordeaux, no se adapta con facilidad, sin embargo en nuestro país pudo desarrollarse muy bien en dos regiones, el Valle de Uco en Mendoza donde se logran vinos complejos en fruta, con un dejo de miel; y en el Alto Valle del Río Negro donde aparecen notas minerales y terrosas, con un matiz frutado que recuerda a la manzana. Es una variedad que se puede estacionar en roble nuevo, lo que le aporta complejidad y longevidad al vino adquiriendo un interesante bouquet.

Chardonnay
Es a los blancos lo que el Cabernet Sauvignon a los tintos, el rey entre los cepajes. Aristocrático y complejo, por su plasticidad se lo cultiva con éxito desde Salta hasta Río Negro. Por su versatilidad se obtienen vinos frescos para consumir jóvenes y también en importantes bodegas argentinas se lo fermenta en pequeños toneles de roble nuevo, con lo que se logran vinos espesos, densos que pueden soportar hasta cinco años de guarda en botella y adquirir tonos aromáticos de miel y almendras. Es remarcable la riqueza de sus matices frutales,
exhibe notas de ananá, bananas, y a veces manzanas, cuando proviene de zonas frías o la uva esta poco madura. También presenta aromas herbáceos muy sutiles. La variedad Chardonnay es una de las utilizadas en la formula del Champagne, la que le aporta la intensidad de sus perfumes.

Torrontés
De origen incierto, algunos dicen que es de España, figura entre las primeras uvas que se plantaron en el país, siendo el más popular entre los varietales blancos. Es una cepa de perfumes exacerbados, casi salvajes, con un leve retrogusto amargo, que lo hicieron famoso. Su perfume básico recuerda al Moscatel pero más suave y elegante, combinado con una intensa voluptuosidad frutada con tonos especiados y florales. Su cuna absoluta es el Noroeste, especialmente en Cafayate y La Rioja, donde cuenta con la denominación de origen controlado (DOC) “Valles de Famatina Torrontés Riojano”.
El boom de la variedad a nivel nacional, se produjo a partir de importantes premios recibidos por los mejores Torrontés en los concursos internacionales. El primer Oscar de Oro recibido por una bodega argentina lo mereció un Torrontés.

Chenin
Muchos expertos consideran al Chenin nacional como excelente. Se lo utiliza ampliamente como varietal y en corte para elaborar los de tipo Chablis, algunas bodegas lo utilizan en los vinos base del Champagne junto a otras uvas.
Tratados como varietales conviene beberlo joven, en el año de su cosecha.
El perfume de un buen Chenin joven siempre recuerda a frutas de carozo, especialmente al durazno y eventualmente puede tener algunos rasgos florales. En general son vinos muy frescos, de color pálido, delicados.

Riesling
Cepaje oriundo de Alemania, del cual existe poco en nuestro país. Solo prospera en zonas altas y frías.
Los buenos Riesling tienen un perfume muy característico que combina notas cítricas, herbáceas y un matiz mineral. Durante su evolución en botella se torna exótico,
adquiriendo un perfume a quemado que le da una fuerte personalidad.

Viognier
Rara y escasa variedad de origen francés.
Durante la década de los noventa su cultivo se extendió en América, en Argentina ya se lo cultiva. Sus tonos son nítidamente frutados, con un intenso aroma a melón, duraznos y especias, algunos son acaramelados. Posee una estructura fuerte con un largo final en boca. También se lo puede guardar en roble con excelentes resultados.

La Ruta de vino de Córdoba, Argentina

En Argentina podemos contabilizar 197 variedades de uva para vino.

El viaje de la variedad Malbec, insignia argentina

Las cinco zonas vitivinícolas de Argentina, y sus grandes vinos.

Ruta del vino por La Rioja Argentina

Enoturismo en Latinoamérica: Ruta del vino en Mendoza

Ruta del vino austral de la Patagonia

La Ruta del vino por Río negro en Argentina, el vino más austral.

La viticultura Argentina, adaptación y diversidad

En Chile, Perú y Argentina el aguardiente de vino marcó los nombres de las ciudades

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...