LLAMANOS 34 91 535 89 90

Los Aromas del vino de Oporto.

El vino de Oporto (portugués vinho do Porto), también conocido simplemente como oporto o como Port, pertenece al género de vinos conocido como vinos fortificados.

Cultura del Vino | 2015-12-15 10:21:45


Estos vinos nacieron en los siglos XVI y XVII, como producto de la adición de aguardiente al vino cuando está en proceso de fermentación. De este modo se consigue la estabilización del vino, logrando un vino que resistía las variantes temperaturas y humedades del largo trayecto marítimo que el comercio de la época imponía.

El Oporto se trata de un vino que tiene un proceso particular. Es envejecido y mezclado con otras añadas como un vino y tendrá que ser respetado, consumido y apreciado como un vino. A pesar de ser un vino con un nivel de azúcar residual relativamente elevado, posee una estructura y un equilibrio que hacen de él un vino rico y lleno en la boca, sin que sea dulzón o empalagoso.

El vino de Porto seduce a todos con su gran diversidad de aromas, sabores y precios, proporcionando experiencias sensoriales únicas. Cuando bebemos una copa de Porto sentimos un aroma intenso y un sabor dulce o seco. Su color muda conforme a su edad, ganando tonalidades más fuertes con el avance de los años. Se trata de un vino con un alto grado alcohólico, entre 19% 22%.

Dentro de los principales tipos de vino oporto puedes conseguir el Oporto Blanco, el Oporto Ruby y el Oporto Tawny.

El Oporto Tawny es un vino de color ladrillo, con aroma a frutos secos y algunas notas de café y coco. Es el resultado de realizar un coupage de vino de diferentes cosechas, con más de 3 años de envejecimiento en las barricas de roble para obtener un sabor más ligero y suave que se hace apetecible al paladar más exigente. Su sabor ligero y persistente en la boca, con sabores de flores y frutas delicadas, es ideal para servir con frutos secos, dulces y galletas, de manera que puedes servirlo después de la comida.

Los demás vinos se producen minimizando los efectos de de la madera y el oxígeno, por tanto son envejecidos durante pocos años en las barricas de roble. Los más básicos son los Ruby, llamados así por su característico color rubí. Son vinos jóvenes que mantienen los aromas afrutados de la uva con matices a frutos rojos, y están considerados caldos adecuados para cualquier momento del día.

La variedad Crusted también proviene de varios cosechas, pero se embotella sin filtrar o clarificar. Así, mantienen sedimentos y posos de la fruta que permanecen en las botellas, continuando el envejecimiento del vino durante los años siguientes a su envasado, liberando nuevas notas aromáticas con el paso del tiempo. Hay que decantarlo antes de degustarlo.

    • Cargando...
    • Cargando...
    • Cargando...